Acusado por simular un falso secuestro en Colombia para estafar a su hermana

Cuando los agentes del "Gaula" se presentaron en la casa de Josep Maria Ll.M. les dijo que se encontraba bien, a salvo y que no necesitaba la presencia policial.

Los Mossos d'Esquadra (la Policía regional de Cataluña) han acusado a un hombre de 55 años por haber simulado su secuestro en Colombia, con el objetivo de que su hermana y dos sobrinos le enviaran 18.000 euros (unos 23.000 dólares) para pagar el falso rescate y quedarse con el dinero.

Según informaron fuentes policiales, el acusado por simulación de un delito es Josep Maria Ll.M., de 55 años de edad y vecino de Igualada (en la provincia de Barcelona), que provocó con su engaño que se activaran la Interpol, la Embajada Española en Colombia y el grupo anti-secuestros de Colombia, denominado "Gaula".

Los hechos se remontan al pasado 14 de agosto, cuando el hombre se dirigió a Colombia para encontrarse con Yohanna E., una mujer de origen colombiano que había conocido tres años antes en Barcelona y con la que mantenía una relación por internet y por teléfono tras casarse por poderes.

Al parecer, Josep Maria Ll.M. se dirigió a Colombia -de donde tenía previsto regresar el 6 de septiembre-, porque en el registro civil consular de España en Bogotá les desestimaron en varias ocasiones la inscripción de su matrimonio, al considerar que se trataba de un matrimonio de conveniencia.

Una vez en Colombia, el acusado llamó el 19 de agosto a su hermana y a dos sobrinos en Cataluña, a los que alarmó denunciando que un grupo dedicado a la extorsión lo tenía retenido y que si no les pagaba 18.000 euros (unos 23.000 dólares) le secuestrarían y ya no lo volverían a ver nunca más.

Visiblemente asustados, sus familiares acudieron a una comisaría de los Mossos d'Esquadra para denunciar esta situación, por lo que la Policía catalana, a través de la Unidad Central de Secuestros y Extorsiones, trasladó el caso a la Interpol.

La Interpol contactó entonces con la Policía colombiana, que puso el caso en conocimiento de la Embajada española y activó a su grupo anti-secuestros "Gaula".

Las fuerzas policiales dieron verosimilitud inicialmente a la denuncia, porque el propio Josep Maria Ll.M. había trasladado a sus familiares que era víctima de la banda la "Cordillera", un grupo que en Colombia está especializado en extorsionar a extranjeros exigiéndoles el pago de importantes sumas de dinero (que denominan "vacuna") a cambio de no secuestrarles.

Cuando los agentes del "Gaula" se presentaron en la casa donde supuestamente estaba retenido, Josep Maria Ll.M. les dijo que se encontraba bien, a salvo y que no necesitaba la presencia policial.

Sin embargo, volvió a llamar a sus familiares en Cataluña para decirles que había tenido que mentir a la Policía colombiana y que efectivamente requería su ayuda económica para no ser secuestrado.

Los familiares actualizaron la denuncia ante los Mossos d'Esquadra, en un momento en el que las autoridades de ambos países ya descartaban la veracidad de la denuncia.

Sin embargo, la insistencia y la desesperación de la familia, apremiada por las constantes llamadas de Josep Maria Ll.M., provocaron que desde la Embajada le fueran a buscar en un taxi a su casa, el 22 de agosto, y lo trasladaran al aeropuerto para que cogiera un vuelo -pagado por su hermana y sus sobrinos-, que lo devolvió de regreso a España.

Una vez en Cataluña, los agentes le tomaron declaración ante las numerosas contradicciones y cambios de versión que facilitó la presunta víctima, con lo que los investigadores llegaron a la conclusión de que todo el proceso fue una mentira urdida por Josep Maria Ll.M. para lograr que sus familiares le enviaran dinero.

Además, según las mismas fuentes, Yohanna E., que permanece en Colombia, simuló también la extorsión y la amenaza del secuestro al no obtener la legalidad del matrimonio, por lo que igualmente podría acabar imputada por este caso.

Temas relacionados
últimas noticias