España, el destino preferido del "turismo reproductivo"

Es el país más popular para buscar una donación de óvulos, porque es más barato.

España es uno de los destinos preferidos para quienes tienen problemas de fertilidad y buscan en el extranjero opciones de calidad y algo más asequibles para sus bolsillos, según la entidad estadounidense sin ánimo de lucro Global IVF, dedicada a ofrecer ayuda e información legal en esta materia.

"España es uno de los lugares más populares para buscar una donación de óvulos, porque es más barato, los cuidados médicos son extraordinarios y ofrece múltiples posibilidades de elección en esta materia", explicó a Efe Kathryn Kaycoff-Manos, fundadora de Global IVF junto a Lauri Berger de Brito.

En este sentido, Kaycoff-Manos se mostró convencida de que el país ibérico es uno de los destinos más populares entre quienes deciden practicar el llamado "turismo reproductivo".

La infertilidad, que solo en Estados Unidos afecta a una de cada siete parejas, puede ser producida por una endometriosis -un crecimiento del tejido mucoso del útero fuera de la matriz-, problemas hormonales o esperma deficiente, entre otras causas.

El hecho de que muchas mujeres cada vez tarden más en decidirse a ser madres, superando la edad más adecuada para la gestación, provoca además que en muchos casos se tenga que recurrir a la donación de óvulos u otros tratamientos para poder conseguir un embarazo.

Los altos precios de esos procesos y la crisis económica han contribuido a que los viajes al extranjero en busca de tratamientos se hayan convertido en algo relativamente habitual en Estados Unidos y otros países de elevado nivel de vida, explicaron a Efe las fundadoras de Global IVF.

Mientras que en España el precio de un tratamiento está alrededor de los 10.000 dólares, en Estados Unidos la suma se eleva hasta los 30.000 ó 40.000 dólares, según datos de la organización.

Para Berger de Brito decidirse por empezar un tratamiento de fertilidad en un país extranjero puede tener un doble beneficio, ya que no sólo los servicios pueden ser más baratos, sino que también permite a los interesados explorar otras culturas a través del turismo.

El responsable del centro neoyorquino de fertilización Batzofin Fertility Services, el doctor Joel Batzofin, coincide con la apreciación de las fundadoras de Global IVF.

"No ha habido un aumento de pacientes, lo que sí se ha observado es un aumento de lo que llamamos turismo médico", explicó a Efe el doctor que colabora activamente con esa organización estadounidense.

Para Batzofin, el rápido acceso a la información sobre diferentes tratamientos en cualquier parte del mundo a través de internet es el motivo principal por el que el "turismo reproductivo" se ha convertido en una práctica habitual entre las personas afectadas por problemas de fertilidad.

Según Batzofin, que lleva veinte años trabajando en el campo de la fertilidad, las claves para entender el éxito de España en ese tipo de turismo son la publicidad que se hace desde ese país de sus servicios médicos y los reducidos precios.

Sin embargo, el doctor advirtió de que las infinitas posibilidades que ofrece internet hacen necesario que exista algún tipo de institución que centralice y verifique la información disponible en materia de fertilidad.

Precisamente el objetivo de Global IVF es el de reunir toda la información a nivel internacional sobre los procesos de fertilización y ofrecer una exhaustiva guía para esclarecer dudas sobre este complejo mundo.

Esa organización sin ánimo de lucro, que empezó a funcionar hace siete años, nació a raíz de la experiencia de Kathryn Kaycoff-Manos y Lauri Berger de Brito que, al descubrir sus problemas de fertilidad, padecieron grandes dificultades para saber qué camino tomar y dónde dirigirse para someterse a un tratamiento de fecundación.

A través de ella, los afectados pueden encontrar información sobre centros de todo el mundo que ofrecen los diferentes tipos de tratamientos, que van desde la fecundación "in vitro" hasta la donación de óvulos y embriones, así como también sobre la legislación de cada país respecto a los procesos de fertilización.

"Lo único que queremos es que la gente que desea ser padre lo consiga", resumió Lauri Berger de Brito.

Temas relacionados