Gobierno venezolano asume defensa de víctimas de "masiva estafa inmobiliaria"

Han sido denunciadas formalmente 30 empresas constructoras del vecino país.

El Gobierno venezolano anunció el lunes que asumirá los costos de la defensa judicial de víctimas de lo que denominó "masiva estafa inmobiliaria", aunque llamó a los presuntos estafadores a evitar los tribunales.

"El Gobierno, a través de la Vicepresidencia de la República, asume las acciones inmediatas que permitan restituir los derechos de miles de familias" víctimas de "sectores monopólicos de la construcción que esperamos que, antes de que nosotros también tomemos medidas contundentes", asuman sus responsabilidades, dijo en rueda de prensa el vicepresidente del Ejecutivo, Elías Jaua.

El ministro de Comercio, Richard Canan, junto a representantes de "novecientos venezolanos que han denunciado" formalmente a 30 empresas constructoras de viviendas, dijo que otro número no determinado de venezolanos sin vivienda "han sido asimismo estafados" y los llamó a unirse a quienes se han organizado.

"Las constructoras violan los contratos inicialmente firmados al cobrar cuotas extraordinarias o adicionales o incrementarlas de acuerdo al Índice de Precios al Consumidor (IPC), que no puede ser reconocido en estos casos", subrayó Canan.

Horacio Rangel y Luisa Calzado, que dijeron representar a cerca del millar de afectados que ya recurrieron a la Justicia, aseguraron que las empresas constructoras a las que han denunciado están presionando a otros afectados a firmar nuevos contratos.

"No hagan contratos nuevos, el Gobierno nos está apoyando. No permitamos que nos sigan estafando", exhortó Calzado.

El ministro también exhortó a estos últimos no aceptar la devolución de dineros por parte de las constructoras, modalidad a la cual dijo han apelado algunas de ellas a cambio de que los afectados desistan de sumarse a las acusaciones judiciales.
Déficit de vivienda

El déficit de vivienda llega en Venezuela a alrededor de dos millones de casas, lo que aumenta en 100.000 unidades cada año, según diversas fuentes.

Chávez ha reiterado públicamente en las últimas semanas que el ritmo de reducción de ese déficit es uno de los asuntos que más lo frustra y, en ese sentido, recordó que a mediados de 2005 regañó en público al entonces ministro de Vivienda, Julio Montes, cuando este le informó que en el primer trimestre de ese año se construyeron apenas 2.275 viviendas.

"¡Eso es nada! ¡Es nada!, a ese paso nos espera la eternidad", subrayó entonces Chávez, tras admitir estar "sumamente inconforme" con el resultado de su Gobierno "en este tema".

El mandatario afirmó que decidió "asumir personalmente el tema de la vivienda", al recibir en Caracas en abril pasado al primer ministro ruso, Vladimir Putin, quien dijo a su vez estar "impactado por los ranchos", como llaman los venezolanos a las viviendas precarias.

Previamente, en marzo de este año Chávez pidió a su colega bielorruso, Alexander Lukashenko, asimismo de visita oficial, aumentar de 5.000 a 10.000 las viviendas que ese mes comenzaron a construirse en el estado de Aragua (centro oeste) con financiación de ese país europeo.

Palo en mano, ambos arrojaron unas capas de cemento en los cimientos de las primeras casas inmediatamente después de ser informados de que en Aragua se necesitan 120.000 viviendas adicionales a las 5.000 financiadas por Bielorrusia, del total de dos millones de unidades del déficit nacional de viviendas.

Temas relacionados