Presidente de Bolivia rechaza informe antidroga de EE.UU.

Evo Morales calificó el documento de contradictorio.

El presidente Evo Morales rechazó el informe antidroga de EE.UU. sobre Bolivia al considerarlo "contradictorio" y una represalia porque un país "pequeño" como el suyo expulsó en 2008 al Departamento Estadounidense Antidroga (DEA).

Morales dijo en una rueda de prensa en la ciudad central de Cochabamba que el informe del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por un lado, "reconoce y apoya los esfuerzos de Bolivia en la lucha contra el narcotráfico" y, por otro, "descertifica" al país.

En un informe remitido al Congreso de su país el miércoles, Obama señaló que el Gobierno de Bolivia "ha fallado de manera demostrable en cumplir sus obligaciones señaladas en los acuerdos antinarcóticos internacionales durante los últimos doce meses", según un comunicado de la embajada estadounidense en La Paz.

Morales rechazó el informe porque, a su juicio, Bolivia sí hizo esfuerzos para combatir el narcotráfico con una inversión propia de 25 millones de dólares y sin contar con la participación de la DEA, a la que expulsó hace dos años tras acusarla de conspiración.

"Lo que no acepta Estados Unidos es que un país pequeño como Bolivia y su presidente visto como un indio puedan empezar a dignificar a los bolivianos y los latinoamericanos", apuntó Morales.

El documento "reconoce" el trabajo antidroga en Bolivia "y luego se contradice. No puedo entender este documento", dijo Morales.

El informe de EE.UU. indica también que los logros de Bolivia "aunque importantes, lamentablemente no han dado lugar a una reducción neta en el cultivo de coca o en la producción de cocaína" y que "la expulsión" de la DEA "ha perjudicado los esfuerzos para identificar y desmantelar organizaciones narcotraficantes".

Al respecto, Morales señaló que no puede permitir la presencia de los agentes de la DEA porque cuando estuvieron en Bolivia daban órdenes y comandaban a la Policía y las Fuerzas Armadas por encima "de la dignidad de los bolivianos" y la "soberanía".

"Sin DEA son mejores los operativos, aunque nuestra debilidad es la tecnología. Si tuviéramos radares, satélites, helicópteros y aviones de lucha contra el narcotráfico sería mejor", dijo.

Acusó al gobierno de Obama de no asumir su responsabilidad en esta tarea y de haber bajado su ayuda económica a Bolivia.

A su juicio, la "descertificación" es una reacción a la posición "anticapitalista y antiimperialista" de su Gobierno.

"La lucha contra el narcotráfico es un pretexto para el imperialismo norteamericano que tiene intereses geopolíticos", dijo al señalar que por esa razón la "descertificación" no le "asusta".

También pidió a Obama combatir la demanda de las drogas en su país ya que, en su criterio, ese es el origen del narcotráfico y de que la hoja de coca sea desviada a la cocaína.

Pese a ser mandatario, Morales continúa siendo máximo dirigente de los principales sindicatos productores de coca de Bolivia y realiza una campaña internacional para lograr que la planta sea excluida de la lista de estupefacientes de Naciones Unidas.

 

últimas noticias