Evo Morales critica informe de EE.UU. sobre lucha antidroga en Bolivia

El informe señala que Bolivia ha fallado de manera demostrable a los acuerdos internacionales en la lucha antinarcóticos.

El presidente Evo Morales tildó este jueves de "descertificación política" un informe del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al Congreso de su país en el que sostiene que Bolivia "ha fallado de manera demostrable" a acuerdos internacionales en la lucha antinarcóticos.

"Es una descertificación política", protestó Morales durante una conferencia de prensa en la ciudad central de Cochabamba retransmitida por medios estatales.

Obama había informado el miércoles al Congreso de su país que Bolivia había "fallado de manera demostrable en cumplir sus obligaciones señaladas en los acuerdos antinarcóticos internacionales durante los últimos doce meses".

A pesar de esa apreciación, Obama invocó una "exención en razón de un interés nacional vital" para continuar dando soporte financiero a la lucha antidroga boliviana.

"Estados Unidos reconoce y apoya los esfuerzos de Bolivia para combatir la producción y el tráfico de narcóticos ilegales", señaló el informe, cuya cita fue leída por Morales, quien la consideró contradictoria.

El mandatario boliviano rechazó el informe porque considera que su país hizo los esfuerzos necesarios para combatir el narcotráfico con una inversión propia de 25 millones de dólares y sin la participación de la DEA, a la que expulsó hace dos años después de acusarla de conspirar contra su gobierno.

"Lo que no acepta Estados Unidos es que un país pequeño como Bolivia y su presidente visto como un indio puedan empezar a dignificar a los bolivianos y los latinoamericanos", estimó Morales.

"Yo ya sabía y que el pueblo boliviano lo sepa: mientras tengamos una posición anticapitalista y anti-imperialista nunca jamás Estados Unidos va a certificar a Bolivia y a todos los países" que se le oponen, agregó.

Morales aseguró que su gobierno fue eficiente en la lucha contra las drogas, sin la DEA, tras incautarse de unas 21 toneladas de cocaína (pasta y clorhidrato) hasta agosto de este año y que se cumplió con la metas de erradicar 5.000 hectáreas de coca.

Bolivia tiene 30.500 hectáreas de coca -según la Junta Interamericana de Estupefacientes- de las que sólo 12.000 son consideradas legales, para masticación, el uso en infusiones o para fines rituales religiosos aymaras.

Temas relacionados