Chávez reitera que nuevo embajador de EE.UU. en Venezuela está “inhabilitado”

El Presidente de Venezuela dijo que le es indiferente si Washington decide finalmente no enviar a un representante diplomático.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, confirmó este viernes que no recibirá en Caracas al nuevo embajador designado por Estados Unidos y aseguró que le es indiferente si Washington decide finalmente no enviar a un representante diplomático.

"El gobierno revolucionario que yo dirijo no aceptará la presencia en Venezuela del embajador que ellos pretenden designar (...). Ese señor está inhabilitado, que ni se aparezca por aquí porque no le dejaremos entrar", aseguró el mandatario en un acto público.

"Si ellos deciden no enviar al embajador, pues que no lo envíen. Si deciden echar a nuestro embajador, que lo echen. Ese es su problema, no el nuestro", agregó.

En agosto, el gobierno de Hugo Chávez pidió a su par estadounidense, Barack Obama, que retirara al nuevo embajador, Larry Palmer, después de haberle dado el beneplácito.

La razón fueron unas declaraciones realizadas durante su proceso de ratificación, en las que Palmer aseguró que creía en la presencia de guerrillas colombianas en Venezuela y criticó la influencia cubana en el ejército de este país.

Para que su nombramiento sea un hecho, el diplomático debe ser aún ratificado por el Senado.

"Lo designan embajador (a Palmer) y nosotros, con el buen ánimo de mantener relaciones llevaderas, dijimos que estaba bien, pero empezó a dar declaraciones, a arremeter contra nuestro país, gobierno y Fuerzas Armadas", explicó el jefe de Estado venezolano.

En su intervención, Chávez calificó además al gobierno estadounidense de "irresponsable", "asesino" y "golpista".

"Aquí estamos nosotros y nuestro proyecto revolucionario de independencia y allá ellos con su grosería imperial que no nos calaremos más nunca", insistió.

Venezuela y Estados Unidos mantienen una tensa relación desde hace años que pareció mejorar ligeramente con la llegada de Obama al poder en 2008.

Pero Chávez no ha escatimado críticas contra su par norteamericano, al que reprocha que mantenga la misma política de Estados Unidos en América Latina.

Por su parte, Washington reconoce tener con Venezuela la "relación más difícil" de toda la región.