Presidente iraní pidió ante la ONU que se rechace el capitalismo

Mahmud Ahmadineyad dijo que en la próxima década debe existir un nuevo orden mundial con "mentalidad divina".

El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, pidió en la ONU el establecimiento en la próxima década de un nuevo orden mundial que rechace el capitalismo y conduzca a un "gobierno justo e imparcial basado en la mentalidad divina".

"Ahora que el orden discriminatorio del capitalismo y los enfoques hegemónicos afrontan su derrota y se acercan a su fin, es esencial sostener relaciones justas y prósperas", aseguró el mandatario iraní en su intervención en la cumbre de la ONU de revisión de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

La reunión convocada por la ONU hasta el 22 de septiembre intenta acelerar el cumplimiento de los compromisos en favor del desarrollo adoptados por la comunidad hace diez años.

La intervención del presidente iraní en el plenario de la cumbre fue algo accidentada, ya que los intérpretes del organismo mundial advirtieron en un par de ocasiones de que el escrito que se les había proporcionado podría no ajustarse a las palabras que pronunciaba Ahmadineyad en la sala.

Los últimos minutos de la intervención del líder iraní no contaron con traducción simultánea.

Según el texto del discurso proporcionado a Naciones Unidas por la delegación iraní, Ahmadineyad acusó al capitalismo liberal y las multinacionales de causar el sufrimiento de un incontable número de mujeres, hombres y niños en todo el mundo.

"Las estructuras injustas y poco democráticas de las instituciones internacionales, políticas y financieras mundiales son la razón detrás de la mayoría de las desgracias que padece la humanidad", afirmó.

Asimismo, indicó que "el tercer milenio debe ser el milenio en que persigamos un nuevo orden basado en un gobierno puro y recto en todo el mundo y en los centros de poder".

Por ello, instó a "regresar a la mentalidad divina, a nuestra verdadera naturaleza, de la que el hombre fue creado, y al gobierno justo e imparcial".

El presidente iraní precisó que es mentalidad divina parte de la "naturaleza perfeccionista y sedienta de justicia del ser humano y en la visión monoteísta", según el texto de la intervención.

"Todos debemos participar en los esfuerzos coordinados para implantar un gobierno competente en los centros del poder mundial y para asegurar la serenidad, el bienestar, la amistad, así como una paz y una seguridad sostenibles", apuntó.

Por ello, invitó a los países de Naciones Unidas a declarar que los próximos 10 años serán "la década del buen gobierno conjunto" para hacer que "la justicia y la belleza" prevalezcan en el tercer milenio.