Brasilia decreta estado de emergencia ambiental por sequía

La medida busca combatir los incendios que arrasaron con un 25% del Parque Nacional.

El Gobierno del Distrito Federal de Brasilia instauró el estado de emergencia en la capital brasileña para combatir los incendios como el que consumió esta semana una cuarta parte de la superficie de un parque nacional.

El decreto, que entró en vigor, permitirá aumentar la disponibilidad de recursos con los que minimizar los efectos de los incendios que proliferan en el entorno de Brasilia por la sequía que dura desde el pasado abril, según explicó el gobernador del Distrito Federal, Rogerio Rosso, en un comunicado.

El incendio que arrasó un 25% del Parque Nacional de Brasilia empezó el domingo pasado y se extinguió esta madrugada fue considerado como el mayor que se ha registrado en los últimos tres años en la capital brasileña.

El fuego consumió un área de 10.000 hectáreas de esta área protegida vecina a la capital, según el Instituto Chico Mendes, órgano del Gobierno que se ocupa de la conservación de la biodiversidad.

Cerca de 300 personas trabajaron para apagar las llamas que en algunos lugares alcanzaron los diez metros de altura y que se propagaron rápidamente a causa de los fuertes vientos y de la baja humedad del aire, según el gobierno capitalino.

La semana pasada se registraron otros tres incendios alrededor de la reserva, uno de los cuales afectó una línea de alta tensión de la Compañía Eléctrica de Brasilia, lo que causó un corte de energía en una parte de la ciudad.

Asimismo, a unos 200 kilómetros al norte de Brasilia, otro incendio devoró esta semana casi 30.000 hectáreas de sabana, equivalente a 35% de la extensión, del Parque Nacional Chapada dos Veadeiros, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por la riqueza de su fauna y su flora.

Unas 70 personas, entre bomberos y voluntarios, trabajan en la contención de las llamas en la zona, según la administración del parque que prohibió a los turistas que accedieran al mismo.

El portavoz de los bomberos de Brasilia, el coronel Paulo Roberto, afirmó que la intensa sequía, que en esta región del centro de Brasil dura desde el pasado abril, causó un aumento de un 85% en los incendios en todo el país comparado con el promedio de años anteriores.

Los incendios forestales son habituales en cada invierno austral en el centro de Brasil, donde prácticamente no llueve nunca entre mediados de abril y comienzos de octubre, cuando comienza la estación húmeda.