Centroamérica se prepara para lluvias y oleaje por tormenta tropical Matthew

El fenómeno climático se podría convertir en huracán cuanto llegue a la costa.

Centroamérica se preparaba este viernes para recibir las lluvias, vientos y marejadas causados por la tormenta tropical Matthew, que avanzaba por el mar Caribe hacia el oeste y amenazaba con transformarse en huracán antes de llegar a la costa.

El ciclón llegaría a las costa centroamericana en las últimas horas de este viernes y afectaría principalmente al área caribeña situada entre Limón en Honduras y Puerto Cabezas en Nicaragua, pero también causará precipitaciones y mayor oleaje en los demás países de la región.

Los países del istmo han declarado alertas, pues temen que Matthew provoque inundaciones y daños debido a que el suelo está saturado de humedad por las lluvias recientes, las más intensas en décadas, que han dejado más de 300 muertos, miles de damnificados y pérdidas por más de 1.500 millones de dólares.

Las autoridades llamaron a la población a adoptar medidas de precaución, en una región de 40 millones de habitantes que, debido a su abrupta geografía y precaria infraestructura, es muy vulnerable a los fenómenos de la naturaleza.

El Instituto Meteorológico de Costa Rica recomendó "extremar la vigilancia en zonas proclives a deslizamientos, derrumbes e inundaciones, en ríos y quebradas, por crecidas repentinas".

Advertencias similares hicieron los servicios meteorológicos y de emergencia de los demás países, desde Guatemala hasta Panamá, mientras la tormenta avanza desde el Caribe hacia el oeste frente a Puerto Cabezas, Nicaragua.

Este es el segundo ciclón de la presente temporada que llegará al istmo, luego de que a fines de mayo la tormenta Agatha dejara una estela de destrucción principalmente en Guatemala, donde arrebató 164 vidas.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, declaró el jueves en la noche una alerta amarilla para las regiones del Caribe ante la inminencia de la llegada de Matthew, que podría convertirse en Huracán en cualquier momento.

"Estamos en alerta amarilla porque es nuestra obligación prevenir", dijo Ortega durante una reunión de emergencia con responsables del gobierno, el Ejército y la Policía.

Además, las autoridades comenzaron a evacuar a los habitantes de zonas insulares de la región del Caribe ante la llegada inminente de la tormenta tropical.

Panamá decretó una alerta verde, que implica la vigilancia de ríos y costas y la preparación de personal y material a utilizar en caso de emergencia.

En Honduras, donde las lluvias han dejado 60 muertos este año, fue impuesta una alerta amarilla en la cuenca del río Ulúa (oeste) y alerta verde en 11 departamentos, incluida la capital. Costa Rica y Guatemala también están en alerta.

El fenómeno climático, que partió como un sistema de baja presión, se convirtió el jueves en depresión tropical y horas después en tormenta tropical y llegaría a tierra con vientos de unos 75 km/h.

"Se espera que el centro de Matthew esté muy cerca de la frontera entre Nicaragua y Honduras en las últimas horas del viernes", dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC).

"Un fortalecimiento adicional está pronosticado durante las próximas 48 horas y Matthew podría convertirse en un huracán en las últimas horas del viernes", agregó el NHC.

En Guatemala el Instituto de Meteorología alertó que "se espera que marejadas de fondo lleguen a las costas del Caribe guatemalteco, incrementando la altura de oleaje hasta los dos metros".

Las fuertes lluvias que han afectado este año a Guatemala han dejado 274 muertos, la mayor parte por la tormenta Agatha, y el presidente Alvaro Colom declaró el sábado pasado un "estado de emergencia nacional".

Temas relacionados