Concluye sin víctimas robo con rehenes a un banco de Miami

Al parecer, un empleado del banco llevaba adherido al cuerpo un dispositivo explosivo.

El robo en una sucursal de Miami (Florida) del Bank of America, que derivó en una confusa situación con rehenes, concluyó sin víctimas y con los presuntos atracadores en fuga.

La policía y un equipo de artificieros especialistas en desactivación de bombas se presentaron sobre las 08.00 hora local (12.00 GMT) en la entidad, tras recibir el aviso de un intento de robo en esta oficina bancaria, ubicada en el barrio de Coral Gables, cerca de la Universidad de Miami (UM).

Al parecer, uno de los rehenes, un empleado del banco, llevaba adherido al cuerpo un dispositivo explosivo.

Tras cerca de cuatro horas, todo concluyó con la salida de los supuestos rehenes.

Según imágenes del canal de televisión CBS-4, la policía condujo esposado a un individuo fuera de las instalaciones de la entidad.

Poco después las autoridades confirmaron que se trataba de un cajero del banco que había sido secuestrado en la madrugada de hoy en su domicilio y conducido posteriormente a la entidad con un supuesto dispositivo explosivo adherido al cuerpo.

El empleado pudo liberarse del dispositivo y abandonar las instalaciones de la oficina, aunque está bajo custodia de la policía.

La policía no aclaró en un principio si el hombre que escoltaban fuera del banco era el asaltante o una de las víctimas.

Al parecer, el posible dispositivo explosivo permanece todavía en el interior del banco situado en las inmediaciones del campus de la Universidad de Miami (UM).

Una portavoz del FBI dijo que los hombres que secuestraron al cajero abandonaron el banco en un vehículo después de sustraer una cantidad indeterminada de dinero, según recogió la versión digital del diario The Miami Herald.

Tanto las autoridades como responsables de la sucursal bancaria confirmaron que, en un momento del incidente, varios empleados del banco fueron retenidos.

En un principio se pensó que el atracador había permanecido atrincherado en el interior de la sucursal del Bank of America.

La UM había alertado a los estudiantes mediante el envío de mensajes de texto de la situación que se vive en las cercanías del campus para que se mantuvieran alejados de la zona.

Temas relacionados