OTAN no cree que haya nexos entre piratas somalíes y Al Qaeda

La Unión Europea coincidió con la OTAN y aseguró que no existe evidencia de que esa relación exista.

Los máximos responsables militares de la Unión Europea y la OTAN en la operación contra los piratas somalís descartaron en Londres que "por ahora" exista un vínculo entre estos grupos y Al Shabab, la milicia islámica ligada a Al Qaeda.

En una rueda de prensa en la Cámara Internacional de Armadores para dar cuenta de la marcha de la Fuerza Combinada Marítima (CMF) -que une los esfuerzos de la UE y la OTAN contra la piratería que se origina en Somalia-, los mandos militares subrayaron, no obstante, que se trata de "un asunto que nos tomamos en serio".

"No tenemos la menor evidencia convincente de que esa relación exista. Dicho esto, es algo que nos tiene que preocupar, porque sería lógico que los terroristas, al ver el efecto rentable de la piratería, quieran sumarse o establecer una conexión", dijo el almirante holandés Hank Ort, al frente de la fuerza de la OTAN.

Ort, que opera desde el cuartel naval aliado de Northwood (Reino Unido) que coordina la misión de patrulla marítima de la OTAN, afirmó que distintas fuentes han asegurado en varias ocasiones que esa relación existe, pero lo atribuyó a la existencia de intereses.

"Si uno se fija con atención, ve que esas informaciones proceden de gente que tiene algo que ganar con eso, porque se logra mayor atención internacional y más asistencia", explicó el militar holandés, en referencia velada al Gobierno de Somalia.

Ort reconoció que las fuerzas aliadas no confían en las autoridades somalís ni en su sistema judicial, por lo que las informaciones oficiales sobre la influencia terrorista en las operaciones de los piratas tienen poca credibilidad.

El general británico Buster Howes, comandante de las operaciones de la Fuerza Naval de la Unión Europea NAVFOR, se mostró de acuerdo con Ort, aunque admitió que "es algo intuitivo decir que hay un elemento de simbiosis (piratas-Al Shabab)".

"Pero no hay evidencia que lo demuestre", subrayó Howes, que estableció un eventual paralelismo entre las futuras actividades de esta milicia y las de los taliban en Afganistán.

"Sobre el apetito de Al Sahab para, por comisión u omisión, permitir la piratería en las zonas que contrastan hay un paralelismo con el talibán y con como hicieron frente al narcotráfico. Donde hay dinero, hay ventajas. Es posible que (Al Shabab) permita que esta actividad continúe aunque vaya contra el código del Islam", dijo.

Somalia carece de un régimen estable desde la caída del dictador Siad Barre en 1991, cuando el país cayó en manos de señores de la guerra y clanes enfrentados.

Actualmente, la milicia islamista Al Shabab controla la práctica totalidad del centro y sur del Somalia e intenta desbancar del poder al Gobierno Federal de Transición (GFT), apoyado por Estados Unidos.

Sobre la operación conjunta de la UE y la OTAN, Howes destacó que en el Golfo de Adén "hemos reducido el número de ataques al mínimo posible con los recursos que tenemos", aunque señaló que "la zona sigue siendo peligrosa y no hemos erradicado la amenaza".

"Esto está causando cambios en los métodos y capacidades de los piratas. Ha aumentado el número de grupos que viajan más lejos en busca de mercantes (...) con lanchas más rápidas y mejores armas, como lanzacohetes portátiles", explicó el militar británico.

En la cuenca somalí, "la situación es muy difícil", sobre todo con los vientos del monzón del suroeste de los últimos meses "en los que hemos visto una proliferación de grupos que actúan a mucha distancia de las costas en el océano Índico", subrayó.

Se trata de una superficie de 6,7 millones de kilómetros cuadrados, que sólo podrían ser cubiertos con garantías con 83 buques de guerra equipados con helicópteros.

Temas relacionados