Obama anunciará este viernes dimisión de Rahm Emanuel, su jefe de Gabinete

Se trata del funcionario de más alto nivel que le renuncia al Presidente de EE.UU.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunciará este viernes la marcha de su jefe de Gabinete, Rahm Emanuel, quien se presentará como candidato a la Alcaldía de Chicago.

Se trata del funcionario de más alto rango en la Administración Obama que abandona la Casa Blanca antes de las elecciones de noviembre, que se espera que precipiten toda una reestructuración del Gabinete. En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, indicó este jueves que Obama efectuará “un anuncio sobre personal” a las 11.00 hora local del viernes (15.00 GMT).
 
Los medios estadounidenses citaron a fuentes cercanas al jefe de Gabinete para asegurar que el anuncio será la marcha de Emanuel, aunque Gibbs no quiso confirmarlo. Como sustituto interino de Emanuel quedará el hasta ahora asesor de la Casa Blanca Peter Rouse, que fue jefe de Gabinete de Obama cuando el ahora presidente era senador.

Gibbs no confirmó este extremo, pero sí indicó que Rouse ha estado junto a Obama cuando era “senador electo, después senador, después presidente electo y ahora presidente”. Obama cuenta con “toda su confianza y lealtad” hacia este asesor, agregó.

La partida de Emanuel llega en un momento complicado, ante la cercanía de las elecciones legislativas de noviembre, y después de varias semanas de rumores. Los rumores comenzaron cuando el hasta ahora alcalde de Chicago, Richard Daly, anunció a principios de septiembre que no se presentaría a la reelección el 22 de febrero. El jefe de Gabinete siempre había comentado que el sueño de su vida era ser alcalde de Chicago, su ciudad natal.

El anuncio de Daly tomó por sorpresa a Emanuel, quien hasta entonces contaba con pasar aún algún tiempo en la Casa Blanca, donde su influencia se deja sentir en cada corredor. Tras varias semanas de indecisión, el jefe de Gabinete finalmente ha optado por presentarse a la Alcaldía.

Inicialmente esperaba poder posponer el anuncio hasta después de los comicios del 2 de noviembre pero la necesidad de empezar a preparar la campaña -y una cierta presión de Obama, que consideraba que los rumores sobre Emanuel estaban desconcentrando a su equipo- le llevó a adelantarlo.

Como jefe de Gabinete, Emanuel ha gozado de una amplia influencia en la Casa Blanca, donde forma parte del círculo de asesores más íntimo del presidente, junto a David Axelrod, Valerie Jarrett y el propio Gibbs
Controvertido y carismático, de genio corto y dado a los exabruptos, ha estado a cargo de la coordinación entre los distintos departamentos del Gobierno y de las relaciones entre la Casa Blanca y el Legislativo.

Además, ha sido uno de los artífices de la estrategia política de la Administración y la persona que controla quién tiene acceso al presidente, con quien se reúne al comienzo y al final del día. Según declaró este jueves Gibbs, Emanuel “ha sido nuestro líder, enérgico e inspirador, a la hora de hacer cumplir las promesas y los objetivos del presidente y de convertirlos en ley”.
 
Sustituirlo no será fácil. Una posibilidad que se considera es dejar a Rouse, un adicto al trabajo que cuenta con grandes simpatías entre el personal más joven de la Casa Blanca, de modo permanente como jefe de Gabinete.

Otras opciones que se barajan son el jefe de Gabinete del vicepresidente Joseph Biden, Ron Klain; el “número dos” del Consejo de Seguridad Nacional, Tom Donilon, o Phil Schiliro, director de Asuntos Legislativos de la Casa Blanca. La marcha de Emanuel podría precipitar la salida de otros altos cargos de la Casa Blanca tras las elecciones de noviembre, en especial si los resultados son tan malos para los demócratas como anticipan las encuestas.

Los sondeos apuntan a que los republicanos podrían hacerse con el control al menos de una de las dos cámaras del Congreso en los comicios del 2 de noviembre, en los que se renovará toda la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

El dominio republicano de al menos una de las dos cámaras obligaría al mandatario estadounidense a adoptar posiciones más centristas en sus propuestas legislativas y una estrategia política más cautelosa de cara a su propia reelección en 2012, lo que le llevaría a renovar su equipo para adaptarlo a las nuevas circunstancias.

 

últimas noticias