Uruguay tiene la tasa más alta de justificación del aborto en Latinoamérica

Venezuela es el país de la región con menor tasa.

Uruguay presenta la tasa más alta de justificación del aborto de todos los países de Latinoamérica y el Caribe, según el estudio "Opinión ciudadana sobre el aborto: Uruguay y América Latina" realizado por la Universidad de la República y difundido el miércoles.

La investigación, desarrollada en la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad, analiza los datos recogidos en el último Latinobarómetro, un estudio de opinión pública que aplica anualmente 20.000 entrevistas en 18 países de América Latina y el Caribe.

Para dicho informe, la premisa de la consulta fue "Dígame si usted cree que siempre puede justificarse, o nunca puede justificarse el aborto. O si su opinión está en algún punto intermedio, donde es: nunca se justifica, y es: siempre se justifica.

Después de Uruguay, que con una media de 4,13 puntos lidera el ránking de aceptación del aborto a pesar de que la práctica está penalizada por ley, los países donde existe una más alta justificación son Argentina (2,99), México (2,53) , Nicaragua (2,35) y Brasil (2,27).

Por otro lado, Guatemala (1,31), Paraguay (1,39) y Venezuela (1,49) son los países de la región donde menor es la tasa de justificación.

En toda la región, los individuos que más justifican el aborto son los hombres de 40 años o menos con alto nivel educativo y baja religiosidad.

En el caso de Uruguay, donde la propuesta para despenalizar el aborto fue aprobada por el Parlamento en 2008 pero vetada por el entonces presidente Tabaré Vázquez, la interrupción del embarazo es justificada en mayor medida por las mujeres que por los hombres, al contrario de lo que ocurre en el resto de los países latinoamericanos.

Además, en este país son las mujeres jóvenes de alto nivel educativo y baja privación de bienes las que en mayor medida justifican esta práctica.

El socialista Vázquez, médico de profesión, se negó a aprobar una nueva norma sobre derechos sexuales y reproductivos que legalizaba esta práctica en las doce primeras semanas del embarazo alegando que "el aborto es un mal social que hay que evitar" y que "en los países en que se ha liberalizado, éstos (los abortos) han aumentado".

Según datos publicados recientemente por la ONG Mujer y Salud en Uruguay (MYSU), en el país se realiza un aborto clandestino cada 20 minutos
Recientes encuestan señalaron que el 63 por ciento de los uruguayos está a favor de una ley que despenalice el aborto.

Probablemente esa posibilidad sea aprobada en la actual legislatura, ya que fue uno de los compromisos políticos que contrajo el presidente José Mujica, cuando asumió su cargo, el pasado 1 de marzo.

La gobernante coalición de izquierda Frente Amplio tiene mayoría en el Parlamento.