Ataques en Libia dejan 90 muertos

La ofensiva militar contra las fuerzas leales a Gadafi se redoblaron. Países árabes se unirían a la intervención.

Fuentes médicas de la ciudad de Bengasi, en Libia, han reportado que la ofensiva militar lanzada desde el Mediterráneo por parte de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia ha dejado hasta el momento unas 90 personas muertas y más de 150 heridas.

El ministro británico de Defensa, Liam Fox, dijo que un primer país árabe se sumará a la ofensiva internacional contra Libia en las próximas horas, indicó este domingo, tras mantener conversaciones con "algunos dirigentes" de la región.

"Espero que veremos, quizá antes de esta noche (domingo) y sin duda de aquí a mañana por la noche (lunes), al primero de los países árabes participar (en las operaciones)" declaró el ministro en la BBC.

"Hablé esta mañana (del domingo) con algunos dirigentes de países árabes que dijeron que podrían implicarse, tuve una respuesta muy positiva. Quieren anunciarlo ellos mismos, y no voy a decir qué países podrían estar implicados, pero hubo una respuesta muy positiva", aseguró.

Solamente Qatar ha confirmado de momento su participación en las operaciones militares en Libia. Un diplomático de la ONU afirmó que también estaba comprometido Emiratos Arabes Unidos, pero ello no fue confirmado.

Los aviones de la coalición internacional bombardearon nuevamente el domingo las fuerzas militares del líder libio Muamar Gadafi, que por su lado prometió una "larga guerra" y advirtió que todo su pueblo está "armado" y "vencerá".

Esta primera fase de ataques aéreos es "un éxito" y permitió instaurar una zona de exclusión aérea, declaró el domingo el máximo oficial estadounidense, el almirante Michael Mullen, y aseguró que las tropas leales a Gadafi ya no avanzan hacia Bengasi, feudo de la rebelión.

"Nosotros somos los victoriosos, vosotros los vencidos. Jamás abandonaremos el campo de batalla pues defendemos nuestra tierra y nuestra dignidad" dijo el líder libio en un mensaje sonoro, el segundo desde el inicio el sábado de la operación militar internacional, lanzada en virtud de la resolución 1973 de la ONU, adoptada el jueves.

Gadafi, en el poder desde hace casi 42 años, predijo además una "larga guerra" y aseguró que "todo el pueblo libio está armado", y "vencerá".

Las fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña prosiguieron el domingo la operación militar, bautizada "Odyssey Dawn" (odisea del amanecer) por el Pentágono.

Al menos 18 aviones norteamericanos, entre ellos tres bombarderos furtivos B2, atacaron objetivos en Libia el domingo al alba, declaró a la AFP Kenneth Fidler, portavoz del US Africa Command en Stuttgart (Alemania), cuartel general estadounidense que coordina la intervención en Libia.

Las operaciones aéreas francesas también proseguían, según una fuente militar.

Decenas de vehículos militares de Gadafi, entre ellos tanques, fueron destruidos el domingo por bombardeos aéreos al oeste de Bengasi, según periodistas de la AFP y rebeldes.

El ministro británico de Finanzas George Osbone afirmó que "han sido tomadas todas las precauciones" para evitar víctimas civiles durante los bombardeos.

Tras semanas de dudas, y amparado en un mandato de la ONU y un apoyo árabe, la coalición pasó el sábado al ataque bombardeando por aire y mar objetivos militares libios, para intentar detener la sangrienta represión de la rebelión que el 15 de febrero estalló contra el régimen de Gadafi.

La intervención era deseada por la oposición libia, sobre todo después de que las fuerzas gubernamentales recuperaran el control de varios feudos rebeldes mediante ataques aéreos y bombardeos.

Washington y Londres lanzaron más de 110 misiles de crucero Tomahawk desde navíos y submarinos a partir del sábado a las 19H00 GMT contra más de 20 objetivos, entre ellos sistemas de defensa antiaérea y estratégicos nudos de comunicación, todos ellos en la costa mediterránea.
 

En la noche de este sábado, los primeros bombardeos estadounidenses en Libia alcanzaron 22 objetivos, declaró este domingo el capitán de la corbeta, James Stockman, portavoz del Comando de Estados Unidos en África, con base en Stuttgart, Alemania.

"Un total de 22 objetivos se alcanzaron y otros dos se están analizando", declaró el vocero del cuartel general estadounidense encargado de la coordinación de las operaciones aliadas contra Libia, quien añadió que se atacó "sistemas clave de la defensa antiáera y misiles SAM cerca de Trípoli, Misurata y Sirte.

Por su parte, el almirante Michael Mullen explicó que la primera fase de bombardeos tuvo "éxito" y permitió "instaurar una zona de exclusión aérea".

Frente a los ataques en Libia, Seif al Islam, uno de los hijos el presidente libio Muamar al Gadafi, dijo que los ataques a Libia son "un gran malentendido" sobre la situación política del país, que sin embargo no tomará represalias contra aviones comerciales en el Mediterráneo.

En una entrevista el domingo con la cadena ABC, Seif al Islam se dijo "sorprendido" por la ofensiva aliada contra su país y calificó a los rebeldes libios de "pistoleros" y "terroristas".

Al Islam dijo que, pese a la ira que provoca la acción militar de Occidente contra Libia, el país norafricano no tomará represalias contra los aviones comerciales en el Mediterráneo. "No, ese no es nuestro objetivo", afirmó.

"Nuestro objetivo es ver cómo ayudar a nuestro pueblo en Libia, especialmente en Bengasi. Créanme, están viviendo una pesadilla. Una auténtica pesadilla", dijo.

"¿Porqué debería mi padre dar un paso al costado?", preguntó. "Hay un gran malentendido. Todo el país está unido contra la milicia armada y los terroristas", agregó.

"Nuestra gente fue a Bengasi para liberar a Bengasi de los pistoleros y de la milicia armada", señaló, al aludir al bastión de los rebeldes en el este de Libia.

"Si ustedes, si los estadounidenses quieren ayudar al pueblo libio en Bengasi (...), vayan a Bengasi y liberen a Bengasi de la milicia y los terroristas", dijo.
 

258079

2011-03-20T10:30:02-05:00

article

2013-11-05T16:00:00-05:00

none

AFP

El Mundo

Ataques en Libia dejan 90 muertos

33

6374

6407