Búnker de Gadafi en Brega está lleno de lujos

Ingeniero holandés construyó un refugio lleno de comodidades para el dictador.

Muamar el Gadafi lleva muchos años preparando lugares donde refugiarse. Un ingeniero holandés, que prefiere mantener el anonimato, trabajó en los años ochenta en la construcción de un búnker para el dictador libio en la ciudad de Brega.

Este ingeniero había trabajado haciendo puentes y carreteras, hasta que, a través de la empresa holandesa Interbeton, le ofrecieron colaborar en la ampliación de una casa de huéspedes. "Sonaba muy bonito, pero luego resultó estar bajo tierra", explicó en un medio holandés.

Se trataba de un búnker resistente a un ataque atómico, "lleno de aparatos de comunicación y escucha" y "extraordinariamente lujoso", añadió el ingeniero. El recinto tiene 60 metros de largo por 20 de ancho y capacidad para alojar a 20 personas.

No bastaba con un lugar donde refugiarse de los bombardeos. Después de un ataque, Gadafi "tiene que enseñar que está vivo, por lo que el búnker cuenta con un estudio de televisión". Una antena oculta, que después del ataque sobresale de un techo que se abre, sirve para que el dictador pueda decir: "Eh, que estoy vivo", señaló el arquitecto.

Conseguir materiales para el búnker y las instalaciones de comunicación "no costó mucho", aunque Gadafi en los ochenta era acusado por la comunidad internacional de participar en atentados terroristas en Europa. Para Libia "podías conseguir de todo, con tal de que no pidieses los últimos modelos", relató el ingeniero.

Interbeton no era la única empresa occidental que trabajaba en Libia. De hecho, en un pueblo de Brega se alojaban muchos trabajadores extranjeros, y "justo allí, en el subsuelo" se encuentra la instalación fortificada.

La construcción del búnker comenzó poco antes del atentado de Lockerbie en Escocia (1988) y fue diseñada en los Países Bajos por arquitectos holandeses. La situación "era esquizofrénica. Todo el mundo sabía que allí se estaba construyendo algo, pero a la vez debía ser secreto"; además, "los planos están todavía en los Países Bajos". El ingeniero holandés recuerda la historia "de los constructores de pirámides en Egipto, que eran sepultados vivos". "Puede que se les olvidara", apunta, pero, por si acaso, no quiso tentar la suerte y nunca volvió a Libia.

Preguntado por si Gadafi puede esconderse en el búnker que ayudó a construir, el entrevistado respondió, en una conversación telefónica, que "probablemente" el dictador tenga "búnkeres más modernos". "No sé de armamento, pero seguro que hay bombas más potentes que a finales de los ochenta, por lo que también habrá fortificaciones más resistentes", aventuró.

El búnker de la ciudad de Brega, sin embargo, no es la única construcción europea que puede servirle de refugio a Gadafi. Ingenieros alemanes participaron en la elaboración de lo que ya son más de 2.000 kilómetros de canales subterráneos, informó el semanario Der Spiegel.

La red de túneles fue diseñada en 1984 para suministrar agua procedente de los acuíferos saharianos a las grandes ciudades, como Trípoli o Bengasi. Los servicios de inteligencia estadounidenses, sin embargo, sospechan que las instalaciones del proyecto Great man made river (el gran río artificial) no solo tengan un uso doméstico. Los conductos podrían tener, además, un uso militar y servir a Gadafi de vía de escape en caso de ataque, según el diario británico The Telegraph.

También se conoció un video grabado por un rebelde libio al entrar en la mansión de la hija de Gadafi, Aisha. El lujo y las comodidades se ven en cada rincón.

Temas relacionados