China, Irán y Arabia Saudí lideran pena de muerte en el mundo

En China se registraron unos 4.000 casos durante 2011.

China, Irán y Arabia Saudí son los países del mundo que autorizaron un mayor número de ejecuciones en 2011, según un informe presentado este viernes en Roma por la organización "Ninguno toque a Caín", que estima que el 80 % de las -como mínimo- 5.000 ejecuciones registradas se efectuaron en China, con 4.000 casos.

Según el informe, en China las ejecuciones son "un secreto de Estado", aunque se han recabado noticias, incluso de fuentes oficiales, sobre las cifras, además de las aportaciones realizadas en un seminario sobre la pena de muerte celebrado a fines de año en Hangzhou (este de China) al que acudieron funcionarios chinos con "acceso a estadísticas sobre condenados a muerte y ejecuciones".

Asia es el continente que lideró la pena de muerte el año pasado con alrededor de 4.931 casos, según el informe, que también recoge que el número de muertes descendió respecto a 2010 -donde fueron 5.855 los ejecutados-, y que se contabilizaron 676 ejecuciones en Irán y al menos 82 en Arabia Saudí, seguida de cerca por Irak, con 68 ejecutados, Yemen, con 41, y Corea del Norte, con 30.

Respecto a América, la organización dice que "sería un continente prácticamente libre de pena de muerte, si no fuese por Estados Unidos, único país del mundo que ha cumplido las ejecuciones" en 43 ocasiones.

En África, murieron por orden de las autoridades al menos 24 personas, con un mínimo de 11 casos en Somalia, 7 en Sudán, 5 en Sudán del Sur y uno en Egipto.

Según apunta el informe, el mantenimiento de la pena capital en el recién creado Sudán del Sur eleva en un país, hasta 43, el número de naciones que aplican la pena de muerte en el mundo.

Bielorrusia es el único país europeo donde hay pena de muerte, con 4 hombres ejecutados entre 2011 y principios de 2012.

Según sostienen "Ninguno toque a Caín", en 2011 hubo 946 ajusticiamientos menos que el año anterior, y se confirma la tendencia hacia el abolicionismo de la pena de muerte desde hace una década con 155 países que "por ley o en práctica" no practican ejecuciones.

No obstante, la organización destaca que "el número de ejecuciones podría ser mucho más alto" porque hay países que no ofrecen estadísticas oficiales sobre la pena de muerte.

El informe destaca que se aplica la pena capital en 7 países que pueden ser considerados "democracias liberales", como Estados Unidos y Taiwán, y que en 2011 Japón no registró ninguna ejecución por pena de muerte por primera vez en veinte años, si bien en 2012 fueron ejecutadas tres personas.

El texto también hace referencia a las ejecuciones fundadas en la "sharia" -ley islámica-, que aumentaron de 823 muertes en 2010 a 898 el pasado año, y condena especialmente las lapidaciones.

Respecto a las lapidaciones, el informe hace hincapié en aquellas ejecuciones extrajudiciales que, por motivos como el adulterio, fueron practicadas en los territorios de Afganistán controlados por los talibanes, en las zonas de Somalia bajo el mando de la milicia Al-Shabaad o por los extremistas islámicos del norte de Mali. 

 

últimas noticias