El chavismo sin Chávez

La consolidación del Partido Socialista Unido de Venezuela, que el jueves hizo una demostración de fuerza al llenar las calles de Caracas con seguidores del presidente, ha recorrido un largo y difícil camino.

Caracas vivió el jueves una exhibición del poder de convocatoria del chavismo que inundó los alrededores de Miraflores en apoyo al comandante.  / AFP
Caracas vivió el jueves una exhibición del poder de convocatoria del chavismo que inundó los alrededores de Miraflores en apoyo al comandante. / AFP

Durante varios años la oposición en Venezuela concentró sus esfuerzos en salir del presidente Hugo Chávez Frías. Para ello recurrió a diferentes estrategias, desde las ilegales como el golpe de Estado del 12 de abril de 2002, pasando por el “paro sabotaje” petrolero, entre 2002 y 2003, con el cual se buscaba obligarlo a renunciar; hasta las legales como el referendo revocatorio de 2004 o los diferentes procesos electorales de 2000, 2006 y el más reciente el de octubre pasado.

Para diferentes sectores opositores, el chavismo llegaría a su fin si se lograba salir de Chávez. Y para Chávez y sus seguidores la continuidad de la Revolución Bolivariana dependía de su liderazgo carismático y electoral.

Durante los primeros años de la llamada “Quinta República” todo el poder giraba en torno de la figura de Chávez. En un país tan permeable a los personalismos, la figura del presidente se ungió de prestigio político al cumplir su principal promesa de campaña: el cambio constitucional. Poco a poco y gracias a las acciones desacertadas de la oposición fue surgiendo el chavismo en Venezuela, Chávez dejó de ser un presidente más para convertirse en el líder indiscutible de más de la mitad de los venezolanos.

Fue en el año 2006 cuando el líder de la Revolución Bolivariana hizo formal su giro a la izquierda y su proyecto fue declarado parte del Socialismo del Siglo XXI. En ese mismo año se formalizó la creación del partido político que habría de soportar el proyecto político y que en una primera instancia se llamó Partido Socialista Único de Venezuela. Ante la respuesta negativa que generaba, se optó por dejarlo Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

La consolidación de dicha asociación política no ha estado libre de problemas. Varias agrupaciones políticas que apoyaban al mandatario se sintieron agredidas por el proceso unificador. Patria Para Todos (PPT) y el Partido Comunista Venezolano (PCV) reclamaron el valor de sus banderas políticas y se negaron a desconocer su propia historia.

De otro lado, varios colectivos y organizaciones civiles identificaron el proceso del PSUV como una usurpación de los espacios que se habían ganado defendiendo al presidente, incluso en momentos tan duros como el propio golpe de Estado.

El Partido Socialista Unido de Venezuela, más que un partido político, se convirtió en una maquinaria electoral. Consciente de las divergencias existentes dentro de sus filas, el presidente venezolano optó por mantener las diferentes personalidades políticas existentes y los liderazgos gremiales y regionales, siempre y cuando siguieran congregándose en torno a su liderazgo nacional. Algo que quedó demostrado en las elecciones del 16 de diciembre de 2012, cuando le asestaron uno de los más duros golpes que ha recibido la oposición: conquistaron 19 de las 23 gobernaciones en disputa.

Desde los primeros días de 2013, y por primera vez desde 1999, se ha empezado a considerar seriamente cómo sería el chavismo sin Chávez. Y no es para menos, el delicado estado salud del presidente, la incertidumbre que abrió el fallo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) al aplazar indefinidamente la posesión presidencial y la existencia de un líder de relevo, Nicolás Maduro, llevan a cuestionar la posible continuidad del proyecto político liderado hasta la fecha por Hugo Rafael Chávez Frías.

Venezuela es un país que a lo largo del Siglo XX se caracterizó por tener algo que se podría llamar “capacidad de día cero”. Después de realidades políticas férreas como el largo gobierno dictatorial de Juan Vicente Gómez, en menos de tres años se estableció un orden democrático encabezado por el hombre de confianza de Gómez, el general Eleázar López Contreras, cuando lo que se esperaba era la continuidad. Igualmente ocurrió al finalizar la dictadura Marcos Pérez Jiménez: antes de tres años una nueva Constitución y el acuerdo político de Puntofijo construyeron el período democrático venezolano.

Y finalmente, cuando la lógica bipartidista se agotaba y Acción Democrática y Copei no respondían a las demandas de las clases populares, llegó al poder el presidente Chávez y en menos de tres años cambió la cara política de Venezuela. A pesar de la demostración del poder de convocatoria que hizo el PSUV el pasado 10 de enero al citar a miles de venezolanos a las calles de Caracas para realizar un homenaje al presidente que debía tomar posesión de su cuarto mandato, muchos se preguntan todavía: si Chávez no puede regresar al poder o fallece, ¿es posible que continúe el chavismo?

*Investigador del Observatorio de Venezuela de la U. del Rosario.

 

La sentencia del  Tribunal Supremo

Juramentación indefinida

El miércoles, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela emitió una sentencia según la cual, conforme a la Constitución, la juramentación de Chávez, programada para el 10 de enero ante la Asamblea Nacional, es postergable y la podrá realizar el mandatario ante el Supremo en un plazo indefinido.

Rechazó de la oposición

Ante la decisión del Tribunal Supremo, la opositora mesa de Unidad Democrática, en boca de su máximo representante Henrique Capriles, manifestó su rechazo argumentando que el chavismo reinterpreta la Constitución a su manera. Llamó a protestas ciudadanas el 23 de enero. 

Respaldo regional

Durante una masiva concentración del chavismo sin Chávez el jueves en Caracas, los presidentes de Bolivia, Uruguay y Nicaragua, así como el expresidente de Paraguay, Fernando Lugo, y los cancilleres de Argentina y Ecuador, hicieron presencia para declarar su apoyo al pueblo venezolano y al proyecto chavista. 

Denuncia internacional

La oposición venezolana envió una carta el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, advirtiendo sobre una grave violación al orden constitucional en la República Bolivariana. No obstante, la OEA avaló el aplazamiento de la juramentación de Chávez, aunque se reunirá el martes con la oposición. 

¿Tentaciones golpistas?

El vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, afirmó que si la oposición no reconoce el “gobierno legítimo” del presidente Hugo Chávez se podrían tomar acciones legales “muy contundentes” y pidió a los adversarios del oficialismo no caer en “tentaciones golpistas”.

Chávez está consciente

El ministro de Información venezolano, Ernesto Villegas, afirmó el viernes que el presidente Chávez está “consciente de la situación en que está y se mantiene en comunicación con su equipo de gobierno y familiares que están en La Habana", y que tiene “una gran fuerza y un gran talante espiritual”.

 

396255

2013-01-12T21:00:00-05:00

article

2013-07-26T22:39:24-05:00

none

Ronal F. Rodríguez *

El Mundo

El chavismo sin Chávez

23

7060

7083