Inicia el ciclo del nuevo Congreso de la República

hace 1 hora

Acnur pide una política común de respeto a los derechos de los refugiados

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Acnur, solicitó que los 27 miembros de la Unión Europea creen políticas comunes de ayuda y respeto a los refugiados que lleguen a las fronteras comunitarias.

"Consideramos que hay una necesidad de desarrollar políticas prácticas y creíbles para salvaguardar los derechos de los solicitantes de asilo y los refugiados en el contexto de la gestión de la inmigración y el control de las fronteras", reza un texto distribuido este martes por el organismo de las Naciones Unidas.

Los ministros de Interior de la UE dieron ayer apoyo a la propuesta francesa, consensuada con Alemania y España, de un pacto europeo sobre la inmigración y el asilo.

El mismo propugna un modelo de inmigración selectiva, totalmente controlada, y firmeza absoluta con los indocumentados
El Acnur considera que "la 'Europa del Asilo' no puede ser construida sin que se asegure el acceso a la UE de las personas que buscan asilo".

Por ello, la agencia de la ONU aboga porque se mejoren y sobre todo se coordinen las políticas de recepción de los solicitantes de asilo "cuanto antes".

Todos los países estuvieron de acuerdo en pedir a la Comisión Europea que presente propuestas para instaurar en 2012 un procedimiento de asilo común en toda la UE.

Además, la propuesta establece que en el 2009 se creará una oficina europea "de apoyo", sin poderes, para facilitar el intercambio de información.

El Acnur "saluda como pasos positivos" ambas decisiones. Asimismo, la agencia "da la bienvenida" a las referencias que el texto hace a los asentamientos de refugiados, pero agrega que "le gustaría ver más pasos concretos en aras de una más amplia participación de la UE en los esfuerzos globales a la acogida de refugiados.

La agencia de la ONU recuerda en el comunicado que sólo" unos pocos miembros "de la Unión Europea tienen programas estables de asentamiento, y que la UE sólo ofrece el cinco por ciento de las plazas disponibles en el mundo entero.

El pacto consensuado ayer suaviza la posición inicial de Francia a la que España se oponía, en especial el denominado" contrato de integración", en el que los inmigrantes se comprometerían a aprender la lengua del país de acogida y a respetar sus leyes.

No obstante, el texto señala que los Estados miembros tendrán que adoptar medidas específicas para facilitar el aprendizaje del idioma y el acceso al empleo a los inmigrantes, como medio de favorecer su integración.

Temas relacionados