Al Qaeda sería responsable del ataque contra EE.UU. en Turquía

Las autoridades turcas creen que la red terrorista fue la responsable del atentado perpetrado contra el consulado estadounidense en Estambul, situación que dejó tres personas muertas.

La policía turca sospecha que el ataque contra el consulado de Estados Unidos en Estambul fue obra de la red terrorista de Al Qaeda, según fuentes de la investigación.

"Lo más probable es que (los sospechosos) pertenecían de Al Qaeda", señalaron estas fuentes, que pidieron no ser identificadas y que agregaron que la Policía sigue investigando el atentado de este miércoles y hará una declaración oficial en cuanto esté terminada.

En el ataque, sucedido a las 08.00 GMT, murieron tres agentes de la policía turca y tres de los presuntos terroristas. Los atacantes abatidos fueron identificados como ciudadanos turcos, nacidos en el este y sureste del país euro-asiático. La policía ha detenido a tres personas del entorno familiar de los tres sospechosos para recabar informaciones sobre los presuntos atacantes, de los que uno logró escaparse.

Varios canales de televisión turcos aseguraron -en base a fuentes policiales- que los atacantes visitaron en el pasado Afganistán, donde recibieron entrenamiento terrorista y que podrían ser "células durmientes" de Al Qaeda. Otros medios aseguraron que el vehículo con el que los terroristas viajaron podría haber estado lleno de explosivos y que un policía de tránsito, que se enfrentó a los atacantes, evitó un atentado mayor.

Hombres armados atacaron el miércoles a disparos un retén de centinelas situado a la entrada del consulado estadounidense en Estambul, provocando la muerte de tres agentes, en lo que las autoridades turcas y norteamericanas calificaron como un "ataque terrorista". Tres de los atacantes murieron y otros escaparon.

El embajador estadounidense en Turquía, Ross Wilson, y el ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía dijeron que se aumentó de inmediato la seguridad alrededor de todas las oficinas diplomáticas estadounidenses en Turquía después del ataque, que empezó alrededor de las 11 de la mañana en el distrito Istinye de Estambul.

Todo el personal del consulado estadounidense está sano y salvo, precisó Wilson. Ninguna organización se adjudicó de


inmediato la responsabilidad del ataque. El ministro del Interior, Besir Atalay, dijo que la policía no revelaría las identidades de los atacantes muertos ni sus posibles afiliaciones debido a la investigación.

Imágenes de una videocámara de seguridad en el sitio mostraron a cuatro hombres barbados saliendo de un automóvil gris antes de matar a un guardia de tránsito. Los atacantes armados corren entonces hacia el retén, a 50 metros de distancia, mientras otros policías respondían los disparos, dijo la agencia informativa Dogan.

El tiroteo causó pánico entre las personas que hacían fila para tramitar su visa, agregó Dogan. El personal de seguridad estadounidense se atrincheró dentro del complejo diplomático, ya que no está autorizado para involucrarse en acciones armadas en suelo turco.

El video de seguridad mostró a un cuarto atacante metiéndose rápidamente al vehículo gris y huyendo, informó Dogan. La policía persiguió a un número desconocido de atacantes que escaparon. El fiscal de Estambul Aykut Cengiz Engin dijo que los atacantes iban armados con pistolas y escopetas. Un equipo de la policía judicial examinó una de las escopetas tirada en el suelo.

Imágenes de la televisión local mostraron a cuatro personas tendidas en el suelo junto a la tapia del consulado. "No hay duda alguna que esto fue un ataque terrorista", dijo el gobernador de Estambul Muammer Guler a periodistas en el lugar. "Tres policías fueron martirizados y tres atacantes murieron", dijo.

El gobernador agregó que un policía y el conductor de un camión resultaron heridos. El transeúnte Yavuz Erkut Yuksel dijo al canal de televisión CNN-Turk que los atacantes se apearon de un vehículo blanco y sorprendieron a uno de los guardias. "Uno de ellos se aproximó a un policía con un arma oculta y le disparó en la cabeza", dijo Yuksel.

El consulado estadounidense fue construido y reforzado tras un ataque suicida ligado a elementos turcos de Al Qaeda, quienes en 2003 realizaron ataques suicidas contra dos sinagogas, el consulado británico y un banco británico en Estambul. En esos ataques murieron 58 personas.