Alto funcionario del Gobierno me mandó a matar, dice Córdoba

La congresista Piedad Córdoba denunció que su asesinato tendría lugar en Caracas (Venezuela). Gobierno le pidió dar el nombre del supuesto responsable.

De acuerdo con la congresista del Partido Liberal, tanto ella como sus asesores han sido objeto de presiones. A uno de ellos, sostuvo, "se le metieron al apartamento y le robaron la CPU", que según dijo luego fue recuperada. Al hijo de otro de sus asesores, agregó, le enviaron una carta a España donde le decían que su padre había muerto.

En cuanto a ella, dijo la senadora desde Washington, en Estados Unidos, un alto funcionario del Gobierno impartió una orden para asesinarla a través de un antentado que tendría lugar en Caracas. La congresista no dio nombres, aunque dijo que una vez regrese a Colombia hará la denuncia ante los organismos que corresponden.

Córdoba dijo que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, no sabía de este supuesto plan para acabar con su vida, al tiempo que reiteró la necesidad de que ese mandatario vuelva a mediar en el acuerdo humanitario con las Farc. De igual forma, Córdoba dijo que no se había enterado de las declaraciones del alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, quien instó a Chávez a dejar de ofender al mandatario colombiano, Álvaro Uribe.

Frente a la supuesta liberación de Clara Rojas, el niño Emmanuel y la ex congresista Consuelo González de Perdomo dijo que era un realidad porque la misma ya estaba pactada con el grupo insurgente cuando ella medió. De hecho, enfatizó en que serían 25 los liberados de no haber sido por la decisión del Gobierno de acabar con su rol.

Córdoba también pronosticó la posibilidad de nuevas liberaciones. “Se va a dar más de esto y se van a dar más cosas”, dijo Córdoba al referirse al comunicado del grupo insurgente.

La senadora del Partido Liberal está de visita en Washington desde el martes 18, cuando se reunió con los miembros demócratas de la Cámara de Representantes, Gregory Meeks, Bill Delahunt y James McGovern. Según dijo, si el presidente, Álvaro Uribe, “actuara a conciencia, sin personas que tienen otros intereses, lo más seguro es que eso podría agilizarse”. En ese sentido, instó al mandatario colombiano a que “viabilice y ayude” en la búsqueda de una solución a la crisis de los rehenes.

Por su parte, los congresistas reiteraron su creencia de que Chávez todavía tiene la capacidad y habilidad para desempeñar un papel constructivo en estas negociaciones, pese a que Uribe lo despojó de esa función. También agregaron que viajarán el mes próximo a Colombia, aunque por razones no relacionadas con el acuerdo humanitario. Sin embargo, no descartaron que durante esa visita se reúnan con familiares de algunos de los rehenes.

Ahora bien, frente a las declaraciones de la congresista, el Gobierno reaccionó apenas unos minutos después. Por un lado, el ministro del Interior, Carlos Holguín Sardi, le pidió a la senadora hacer formal su denuncia. Por otro, y en tono más airado, el comisionado Restrepo le dijo a Córdoba que en vez de estar ventilando semejante acusación ante los medios debería hacerlo ante las autoridades. De igual forma, le dijo que revele de inmediato quién es esa persona.

Una vez más, Restrepo pidió prudencia frente al tema, hacer eco en los medios y dejar a un lado los insultos. “Hemos tenido conocimiento, a través de los medios de comunicación, de las declaraciones del presidente Hugo Chávez, dándole veracidad al comunicado de las Farc. Dadas estas declaraciones, el Gobierno colombiano ve con buenos ojos que las Farc liberen, de manera unilateral, a la doctora Clara Rojas, a su hijo Emmanuel y a la ex representante Consuelo de Perdomo", señaló a través de un comunicado emitido por la Casa de Nariño.


"Por supuesto, vemos que este es un camino que se puede seguir abriendo. Siempre las liberaciones unilaterales son bienvenidas y estos gestos de las Farc al presidente Chávez nosotros los recibimos con beneplácito. Lo que sí consideramos pertinente es pedirle al señor presidente Hugo Chávez que modere su lenguaje, que mantenga una actitud de respeto hacia Colombia y hacia el presidente Álvaro Uribe, pues aquí de lo que se trata es de consolidar un propósito humanitario y no de pisotear la dignidad de nuestro país. Muchísimas gracias”, agrega el texto.

Esta fue la declaración emitida por Restrepo tras la denuncia de la senadora Córdoba:

El Gobierno Nacional ha conocido con asombro las declaraciones de la senadora Piedad Córdoba hablando de un alto funcionario del Gobierno que supuestamente la habría amenazado, y de un atentado en su contra que se llevaría a cabo en Caracas.

Para el Gobierno resulta por completo inadmisible que se hagan este tipo de declaraciones, y por eso le pide a la senadora Piedad Córdoba que revele de manera inmediata ante la opinión el nombre del supuesto funcionario que la está amenazando.

Pedimos igualmente prudencia en sus declaraciones, para no enrarecer un ambiente que nos debe llevar única y exclusivamente a consolidar el propósito humanitario para la liberación de los secuestrados.

La senadora Piedad Córdoba ha recibido de parte de este Gobierno toda la seguridad para que adelante su labor como opositora y, por supuesto, nuestro compromiso en ese sentido es indeclinable. Por eso consideramos de suma gravedad que se hagan este tipo de acusaciones ante los medios de comunicación, sin mencionar personas en concreto.

Le solicitamos a la Senadora que de manera inmediata revele el nombre del supuesto funcionario, para que no solamente la opinión lo conozca sino que se adelanten, si es del caso, las investigaciones penales correspondientes.

 

últimas noticias