Argentina advierte escasez de gas y combustibles

Los distribuidores de gas de Argentina denunciaron el viernes una crisis energética “grave” ante el corte de suministro de gas proveniente de Bolivia y la escasez de combustibles.

“Estamos en medio de una crisis energética aunque hoy el problema del campo la esté tapando”, dijo Osvaldo Spanu, gerente de la Cámara Argentina de Distribuidores de Gas Licuado (CADIGAS), a radio Continental.
 
“Hay falta de entrega de gas de Bolivia y no se consigue gasoil (diesel)... El gasoil que se consigue se hace a un valor superior a la nafta premium (gasolina de mayor octanaje)... El problema de la crisis es grave”, agregó.
 
Spanu indicó que desde hace más de un mes faltan combustibles y que la alternativa propuesta por el gobierno, que buscará abastecer el suministro a través de la provisión de un buque de gas metano del Caribe “es hasta tres y cuatro veces lo que costaba el gas de Bolivia”.
 
Bolivia ha tenido dificultades para abastecer de gas a Argentina, particularmente durante el invierno en el hemisferio sur, debido a la falta de inversiones en nuevos campos de gas y petróleo.
 
La producción de gas boliviano ronda los 41 millones de metros cúbicos diarios (MMCD), de los cuales 30 MMCD son exportados a Brasil, cuyo contrato incluye sanciones para el proveedor en caso de incumplimiento.
 
Pese a que el presidente Evo Morales se comprometió tiempo atrás a exportar 7,7 MMCD a Argentina, las ventas diarias han bajado a un máximo de 2 MMCD.
 
En febrero durante un encuentro en Buenos Aires entre Morales, la presidenta argentina Cristina Fernández y su par brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, Bolivia propuso que Brasil reenvíe parte de su caudal a Argentina, que desde 2004 atraviesa serios problemas en el suministro del combustible.
 
Pero Brasil rechazó la iniciativa y, en cambio, acordó exportar electricidad a Argentina entre mayo y agosto.
 
Pero más oferta eléctrica no saca de apuros a Argentina, que tiene en la crisis energética el talón de Aquiles de su ponderado crecimiento económico, con tasas superiores al 8% anual en los últimos cinco años.
 
Además de la industria, Argentina utiliza el gas para un número creciente de automóviles, taxis y vehículos públicos.
 
Bolivia y Argentina avanzan en un ambicioso plan de 1.900 millones de dólares para construir un gasoducto que cuadruplicaría la capacidad diaria de exportaciones de gas, que recién estará terminado en 2011.
 
Temas relacionados

 

últimas noticias