Ban reafirma vigencia de resolución que cedió administración Kosovo a la ONU

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reafirmó la vigencia de la resolución 1.244 de 1999 que cedió la administración de Kosovo a una misión de Naciones Unidas pese a la declaración de independencia del territorio.

En un informe al Consejo de Seguridad divulgado hoy, Ban reconoce que la declaración de independencia de Serbia del pasado 17 de febrero ha tenido "un impacto profundo" en la situación en Kosovo, pero reitera la autoridad de la misión administradora de Naciones Unidas en el territorio (UNMIK).

"UNMIK sigue operando según la convicción de que la resolución 1.244 sigue en pie, mientras el Consejo de Seguridad no decida lo contrario" , asegura el secretario general en el informe.

Advierte que el personal de la ONU seguirá actuando "de manera realista y práctica" ante la dificultad impuesta por la situación política a su capacidad para administrar el territorio.

Belgrado y la minoría serbia en Kosovo consideran la declaración de independencia ilegal y contraria a la resolución 1.244 que puso el territorio en manos de la ONU después de que la OTAN expulsara de allí a las fuerzas de seguridad serbias en 1999.

Ban advierte en el informe que "no se tolerará ni es aceptable ningún tipo de violencia dirigida contra personal de UNMIK, sus instalaciones o miembros de las comunidades de Kosovo".

"La labor de Naciones Unidas en Kosovo está dirigida a asegurar que la situación de seguridad y política de Kosovo y la región permanece estable", agregó.

Un policía de UNMIK murió y 62 resultaron heridos, junto con 22 soldados de la tropa multinacional de la OTAN (KFOR) , durante el asalto el mes pasado al tribunal de Mitrovica que había sido tomado por los serbo-kosovares.

La ONU ha iniciado una investigación interna del incidente, el más grave desde la declaración de independencia de Pristina, ante las dudas de si era necesario recobrar el control de la instalación por la fuerza.

Serbia tiene previsto lanzar una iniciativa para que la Asamblea General de la ONU pida a la Corte Internacional de Justicia una opinión sobre la legalidad de la independencia de Kosovo.

Esa independencia ha sido reconocida ya por más de 30 países, entre ellos Estados Unidos y potencias europeas como Francia, el Reino Unido o Alemania, aunque no por otras como España.

Serbia quiere impedir el ingreso de Kosovo en instituciones internacionales y tiene como objetivo lograr nuevas negociaciones para establecer el estatuto de lo que considera su provincia.

Temas relacionados