Bolivia expresa su deseo de reconciliarse con Perú

Bolivia, a través de su ministro de Relaciones Exteriores, David Choquehuanca, expresó el martes su interés de "recomponer" las relaciones con Lima, informó el canciller peruano, José Antonio García Belaúnde.

El canciller peruano recibió una llamada telefónica de Choquehuanca, quien le señaló que el Gobierno de Evo Morales espera superar los incidentes recientes con el régimen del mandatario peruano, Alan García.

García Belaúnde dijo que reiteró a Choquehuanca “la voluntad” de Perú “de mantener una buena relación con el país vecino sobre la base del respeto mutuo”.

Ambos cancilleres acordaron seguir conversando, con miras a encontrar “una solución integral a los temas de discrepancia que mantienen en el marco de la Comunidad Andina (CAN)”.

“No hay ningún conflicto, de lo que se trata es de respetarnos mutuamente. No hay ningún contencioso, no tenemos que hacer una diferencia en un problema de límites, nada de eso, simplemente guardar respeto”, expresó Belaúnde.

Explicó también que una comunicación enviada por el Gobierno peruano a la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre las continuas intromisiones de Morales en la política interna peruana fue simplemente un “trámite” para que quedara registro “de la actitud reiterada” de Bolivia y no el inicio de un contencioso.

Ninguna autoridad boliviana se había comunicado con el Gobierno de Lima para dar por terminada la situación a través de la vía diplomática.

El canciller peruano aclaró que no existe disposición alguna del Gobierno peruano para cerrar su mercado a los productos provenientes de Bolivia y descartó que la situación haya ocasionado la suspensión de las negociaciones para un acuerdo de cooperación entre la CAN y la Unión Europea (UE): “Las dificultades que tenemos en las negociaciones con la Unión Europea no tienen nada que ver con este incidente, tiene que ver con la oposición que Bolivia tiene a la firma de acuerdos de libre comercio”.

El conflicto entre ambos países empezó hace una semana, cuando Morales denunció la supuesta instalación de bases militares estadounidenses en Perú e instó a los peruanos a rebelarse contra esa situación. Como respuesta, Lima llamó a consultas a su embajador en La Paz, Fernando Rojas, tras acusar a Bolivia de incitar el paro nacional previsto para el miércoles en Perú.

Temas relacionados