Bush dice que un Irán nuclear sería “increíblemente peligroso”

<p>El presidente estadounidense, George W. Bush, afirmó este martes que un Irán con armas nucleares sería &quot;increíblemente peligroso para la paz mundial&quot;, pero se mostró dispuesto a continuar trabajando por una solución pacífica del programa atómico de ese país.</p>

Bush, en una conferencia de prensa tras una cumbre con los principales líderes de la Unión Europea (UE), respaldó el viaje que el alto representante europeo, Javier Solana, realizará a Teherán dentro de pocos días en nombre del "Grupo de los Seis" para tratar de reabrir las negociaciones nucleares con el régimen islámico.

La UE y EEUU señalaron en esta cumbre su disposición a aumentar las sanciones contra Irán si este país no cumple sus compromisos internacionales y renuncia a sus actividades nucleares.

"Esperamos que Irán cumpla sus obligaciones acerca de sus actividades nucleares, incluida la suspensión completa y verificable de su enriquecimiento" de uranio, afirma la declaración conjunta de la cumbre.

Bush afirmó que ha llegado el momento de la "diplomacia fuerte" y de que el "Grupo de los Seis" envíe "un mensaje firme" a Teherán para que coopere con la comunidad internacional y sea sincero y ponga fin al obstruccionismo sobre sus actividades atómicas.

Recordó que Irán no ha sido sincero con el OIEA en sus actividades de enriquecimiento de uranio y "no se puede confiar" en el régimen de ese país en ese aspecto.

El presidente de turno del Consejo de la UE, el primer ministro esloveno, Janez Jansa, señaló la urgencia de lograr un acuerdo para reducir las emisiones de CO2, para lo que insistió en la importancia de que EEUU se una al planteamiento europeo.

"Sin el liderazgo de la UE y EEUU no será posible lograr un acuerdo" mundial, afirmó Jansa.

Bush también habló de Cuba, y afirmó que si el Gobierno de Raúl Castro "es diferente" debería demostrarlo poniendo en libertad a los prisioneros políticos
El presidente estadounidense, en esta su última cumbre con la UE antes de abandonar su cargo en enero de 2009, reconoció que "hay problemas" en la relación entre Washington y Bruselas, aunque insistió en que "hay más cosas que nos unen que las que nos separan".

"No dejemos que esas diferencias nos separen de forma permanente", recalcó Bush, quien en su segundo mandato volvió a una política multilateralista frente al unilateralismo de sus primeros cuatro años en la Casa Blanca.

Temas relacionados