Campaña de Obama invertirá 20 millones de dólares por el voto latino

La campaña del candidato presidencial demócrata Barack Obama anunció que invertirá 20 millones de dólares para atraer el voto hispano, más de la mitad de los cuales irán a parar a Florida, Nuevo México, Nevada y Colorado.

Los fondos se destinarán a la movilización y el registro de nuevos votantes, así como a campañas de publicidad en medios tradicionales e Internet y a la contratación de nuevo personal dedicado exclusivamente a los latinos.

Se trata, según la campaña del senador, de una apuesta "sin precedentes" que subraya la importancia del voto hispano.

"Nunca antes habíamos visto este nivel (de compromiso) en lo que se refiere a recursos y personal y que llegan además muy pronto en la campaña" , explicó en rueda de prensa Frank Sánchez, presidente del Consejo Nacional de Liderazgo Hispano de la campaña de Obama.

Los latinos son uno de los grupos más cortejados en estas elecciones, no tanto por su superioridad numérica -representan alrededor del 15 por ciento de la población y el nueve por ciento del electorado-, sino por su concentración en estados que se prevén clave, como Florida, Nuevo México, Nevada y Colorado.

Temo Figueroa, director nacional de la campaña de Obama para el voto latino, tiene claro que los hispanos pueden ser decisivos.

"Si gana Florida, es presidente", dijo Figueroa en referencia a Obama, y señaló que eso también sería cierto si el candidato presidencial se alza triunfador en Nuevo México, Nevada y Colorado.


El asesor de Obama explicó a un grupo de periodistas tras la rueda de prensa en Washington, en la que se dio a conocer la nueva iniciativa, que los sondeos reflejan una lucha muy reñida en Florida entre Obama y su rival republicano John McCain, y pronosticó que los latinos podrían inclinar la balanza de uno u otro lado.

Las encuestas indican que, por el momento, Obama lleva las de ganar entre los hispanos.

Así, un sondeo publicado la semana pasada por el Centro Pew muestra que los hispanos prefieren a Obama frente a McCain por un margen del 66 frente al 23 por ciento.

"Sería estúpido para cualquier campaña no apuntar directamente a ese voto para captarlo", dijo durante la citada rueda de prensa el senador demócrata por Colorado Ken Salazar.

Los republicanos adelantaron, de todos modos, que la campaña de McCain tampoco se duerme en los laureles.

Andeliz Castillo, portavoz del Partido Republicano, recordó a Efe que la formación política está inscribiendo y movilizando a nuevos votantes, ha lanzado anuncios de radio y televisión para los hispanos y tiene una página web completamente en español.

Durante los próximos meses McCain insistirá en su larga relación con la comunidad hispana y en su trayectoria como defensor de asuntos clave para los latinos, como la reforma migratoria.

"John McCain no necesita ser presentado ante la comunidad latina como lo necesita Barack Obama", afirmó Castillo.

La campaña de Obama, mientras tanto, prevé insistir en su mensaje de cambio y en presentar a McCain como a alguien que perpetuaría las políticas fallidas del actual Gobierno de George W. Bush.

"Los hispanos lo respaldarán porque ha llegado el momento del cambio, el momento de un nuevo comienzo", dijo Salazar, quien hizo hincapié en que "ha llegado la hora de pasar la página de las fallidas políticas del pasado".

Mientras tanto, el congresista demócrata por Nueva York José Serrano celebró el trasvase masivo de votantes de Hillary Clinton hacia la campaña de Obama.

La senadora por Nueva York recibió el apoyo mayoritario de los latinos durante las elecciones primarias y existía el temor en las filas demócratas a que sus partidarios respaldasen a McCain, quien obtuvo el 70 por ciento del apoyo de los latinos de Arizona en su reelección al Senado.

Serrano recordó que esos vaticinios no se han hecho realidad e insistió en que la pasión que los hispanos sentían por Hillary es también una pasión por el cambio que representa Obama.

Temas relacionados