Catorce millones de africanos necesitan ayuda alimentaria

Catorce millones de personas necesitan urgente asistencia alimentaria en el llamado Cuerno de África, área que engloba a Somalia, Etiopía, Yibuti, Eritrea, Kenia y la región de Karamoja, en el este de Uganda.

Varias agencias de las Naciones Unidas han alertado de que la actual crisis en la provisión de alimentos a esa región del nordeste africano podría elevar el número mundial de necesitados a mil millones de personas.

“La situación de emergencia en el Cuerno de África ha sido causada por la sequía en la región, el alza en los precios de los productos más básicos, además de la inseguridad, el coste actual del crudo y la especulación de los mercados internacionales”, dijo en Nairobi el coordinador de ayuda humanitaria de la ONU en Somalia, Mark Bowden.

Somalia enfrenta unas condiciones difíciles, tales como la crisis de la agricultura tras las escasas lluvias en el sur y centro del país y la violencia desatada por grupos integristas islámicos contra el Gobierno, que dificulta el acceso de la asistencia humanitaria a las poblaciones de las zonas más remotas.

En lo que va del año, 19 cooperantes humanitarios han sido asesinados en Somalia.

“Es muy preocupante que el índice de violencia en algunas partes de Somalia se haya disparado este año y haya alcanzado una cifra intolerable de civiles asesinados”, señaló Bowden.

El coordinador de la ONU estimó que la mitad de la población somalí necesitará asistencia alimenticia hacia finales de este año.

La organización internacional hizo una petición de 637 millones de dólares para Somalia, aunque, “por el momento, apenas se ha conseguido la tercera parte”, comentó.

En Etiopía, entretanto, más de 4,5 millones de personas requieren ayuda inmediata, cifra que duplica los 2,2 millones del período de enero a marzo del 2008.

“Otros 5,7 millones necesitarán asistencia debido a la sequía”, según Peter Smerdon, del Programa Mundial de Alimentos (PMA).
 
Por su parte, el ministerio de Salud Pública de Etiopía estima que la sequía es la causa de la malnutrición de 75 mil niños, número que podrá aumentar en los próximos meses, según UNICEF.

Distintas enfermedades, como la meningitis y el sarampión, han eclosionado en las últimas semanas, agravando el panorama de un país que afronta una inflación del 29,6% en los precios de los alimentos, según las estadísticas oficiales etíopes.

Los países del Cuerno de África son importadores netos de productos, debidos, en parte, a la limitada inversión en el desarrollo de la agricultura, de manera que la subida mundial de los precios de los alimentos se ha trasladado a la región.

“Ya no podemos comprar la comida en Etiopía o Uganda, pues bien esos países no disponen de reservas, o, al comprarla, los precios locales se dispararían”, comentó Smerdon al respecto.

El funcionario del PMA puntualizó que el mercado “se ha desplazado a Sudáfrica o a la India”, cortando un suministro importante de recursos para los etíopes y los ugandeses.

Según el representante de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) , Francesco del Re, la crisis actual es comparable, a la del 2005.

“Sin embargo -subraya- esta vez se ve agudizada por los elevados precios de los alimentos y del crudo”.
 
Además, añadió, “si las lluvias previstas durante el período de octubre a diciembre no llegan, se alcanzarán niveles drásticos”.
 
La ONU ha instado a la comunidad internacional a ofrecer apoyo de emergencia para aumentar la producción de la agricultura de los países afectados a fin de incrementar la disponibilidad de alimentos.

Temas relacionados