La deforestación en la Amazonía brasileña disminuyó pero continúa elevada

La Amazonía brasileña perdió en mayo pasado 1.096 kilómetros cuadrados de cobertura vegetal, un área equivalente a la de la isla Martinica, y, pese a que la deforestación fue menor que en abril, el ritmo de destrucción continúa elevado, según cifras divulgadas por el Gobierno.

El área de selva tropical devastado en mayo fue calculado con base en imágenes de satélite por el estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) mediante el sistema de Detección de Deforestación en Tiempo Real (Deter) , que ofrece informaciones de forma rápida, pero cuya medición es afectada por la nubosidad.

Según el INPE, el área devastada en mayo se redujo en comparación con la de abril de 2008 (1.123 kilómetros cuadrados) y con la de mayo del año pasado (1.222 kilómetros cuadrados).
 
La visibilidad de los satélites en mayo pasado, sin embargo, fue muy superior que la registrada en los meses comparados y, por lo mismo, permitió identificar más áreas devastadas.

Mientras que el índice de nubosidad en toda la Amazonía bajó al 46 por ciento en mayo, en abril el área de la mayor selva tropical cubierta por nubes era del 53 por ciento y en mayo del año pasado del 54 por ciento.

Pese a la ligera reducción en la comparación con abril, el índice de deforestación se mantuvo en niveles elevados en relación a los registrados en marzo (145 kilómetros cuadrados con 78% de nubosidad), febrero (724 kilómetros cuadrados con 73% de nubosidad) y enero (638 kilómetros cuadrados con 69% de nubosidad).
 
El sistema utilizado por el INPE permite identificar polígonos de zonas devastadas con áreas superiores a las 25 hectáreas (0,25 kilómetros cuadrados), pero no es totalmente preciso debido a que carece de visibilidad en áreas cubiertas por nubes.

En su comunicado, el INPE aclaró que esas limitaciones impiden las comparaciones precisas con meses anteriores, pero afirmó que aprovechará el período entre mayo y octubre, cuando la cobertura de nubes sobre la Amazonía es menor, para mejorar sus mediciones.

Las imágenes utilizadas proceden del satélite estadounidense Landsat y de los dos satélites Cbers, desarrollados, lanzados y operados conjuntamente por Brasil y China.

El nivel de deforestación en mayo indicó que aún no han comenzado a tener efectos las medidas adoptadas por el Gobierno brasileño este año para detener el aumento de la devastación del considerado mayor pulmón del mundo.

Las medidas fueron anunciadas luego de que el Gobierno admitiera que la deforestación había vuelto a crecer a un ritmo muy elevado en el segundo semestre del año pasado tras tres años consecutivos de reducción.

Según el Ministerio de Medio Ambiente, la Amazonía perdió 3.235 kilómetros cuadrados de bosques en los últimos cinco meses de 2007.

Para detener la acción de madereros, agricultores y colonos, Brasil puso en marcha en febrero la llamada Operación Arco del Fuego, que prevé acciones en los municipios de la Amazonía en que más avanza la deforestación.

El Gobierno también anunció a comienzos del año medidas para embargar propiedades rurales en las que se registren talas ilegales y restringir los créditos de bancos privados y públicos a haciendas o empresas acusadas de ese delito.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) calcula que la Amazonía brasileña ha perdido en cobertura vegetal ya casi el 18 por ciento del total de sus siete millones de kilómetros cuadrados.

Temas relacionados