Siga en vivo el debate de control político al ministro de Hacienda

hace 2 horas

Dominicano acusado de matar a bebé alega “locura” por culpa de videojuego

Un joven dominicano acusado de matar a golpes en 2007 a un bebé, hijo de su compañera sentimental, después de que le hiciese perder una partida en una vídeo-consola, dijo que no hubiese agredido al menor de no haber estado “enganchado” a ese juego, al que llevaba días jugando.

Luigi D.G., de 19 años, declaró como imputado por un delito de asesinato durante el juicio con jurado popular que comenzó a puerta cerrada en la Audiencia de la ciudad española de Tarragona, en Cataluña (noreste).
 
En su declaración ante el Tribunal, el joven, que lloró en diversas ocasiones durante la comparecencia, reconoció que el 1 de septiembre de 2007 golpeó al hijo de su compañera sentimental, Yomar José, de once meses, porque el pequeño le hizo perder una partida en la vídeo-consola.

El acusado afirmó que su actuación fue fruto de la “locura” por las horas que acumulaba después de ejecutar un juego “de violencia extrema”, y que está “muy arrepentido” de lo sucedido.

“Todavía hoy me pregunto qué me pasó por la cabeza, se me nubló la mente, estaba en otro mundo con la partida, porque a ese niño -la víctima- lo amaba”, afirmó, tras explicar su relación con el pequeño: “era muy buena, ya que era como un hijo para mí”.
 
Los hechos ocurrieron al mediodía del 1 de septiembre del año pasado, cuando Luigi D.G. se había quedado a cargo del menor y este introdujo una mano en los mandos de la vídeo-consola e hizo perder la partida al acusado.

Este golpeó varias veces al niño y lo lanzó sobre la cama, donde lo dejó “mientras éste gemía y se quejaba”, hasta que el pequeño se calló, momento en el que llegó la madre, que se dio cuenta de que el niño no reaccionaba, ya que había fallecido a consecuencia de un traumatismo abdominal provocado por una hemorragia intraabdominal, según el fiscal.

El joven dominicano añadió en el juicio: “si no hubiese tenido la vídeo-consola, puedo asegurar que algo así no hubiese sucedido”, y explicó que, tras golpear al bebé, no pensaba que le hubiese causado la hemorragia interna que acabó causándole la muerte, porque “en ese caso hubiese salido corriendo hacia el hospital”.
 
Después de Luigi D.G. declaró Yessica H., madre del menor fallecido y de una niña del procesado, nacida cuando éste ya se encontraba preso.

La mujer, que sufrió un ataque de ansiedad cuando sus familiares increparon e intentaron agredir al acusado, con quien continúa manteniendo una relación afectiva, declaró a puerta cerrada.

En la sesión, en la que no se permitió seguir el testimonio de la mujer por el circuito de televisión habilitado para la prensa en la Audiencia, también declaró una vecina de la pareja, quien manifestó que en una ocasión escuchó gritos de una mujer, procedentes de la casa del acusado, que rogaba: “Déjame, no me pegues que me vas a matar”.
 
La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato con la concurrencia de la agravante de parentesco, y pide para Luigi D.G., encarcelado desde que fue detenido, una pena de 20 años de cárcel y que indemnice a la madre de la víctima con 95 mil euros (149 mil dólares).
 
La acusación popular, ejercida por el gobierno regional de Cataluña, y la acusación particular coinciden en la petición del fiscal de una pena de 20 años de cárcel por asesinato, mientras que la defensa reclama la libre absolución de su cliente o, en su defecto, la condena por un homicidio imprudente.

Temas relacionados