Duma niega que hambruna por colectivización de tierra de Stalin fuera genocidio

La Duma o cámara de diputados de Rusia negó que la muerte por hambre de millones de campesinos debido a la colectivización forzosa de la tierra ordenada por Stalin (1932) pueda ser catalogada como genocidio como reclama Ucrania.


"Esta tragedia no contiene ni puede contener indicios internacionalmente reconocidos de genocidio y no debe ser objeto de especulación política" , señala la declaración aprobada por la Duma y que fue presentada por el partido oficialista Rusia Unida.

El documento subraya que "no existen testimonios históricos de que la hambruna fuera organizada con motivos étnicos" y, añade, que "sus víctimas fueron millones de ciudadanos soviéticos, representantes de distintos pueblos y nacionalidades".

"Sufrieron muchas regiones rusas (provincias al sur de Moscú, región del Volga, Cáucaso Norte, Urales y Siberia Occidental), Kazajistán, Ucrania y Bielorrusia", señala.

La Duma cifra en 7 los millones de personas muertas en la colectivización forzosa de la tierra entre 1932 y 1933.

"Los diputados rusos rinde tributo a las víctimas de la hambruna de los años 30 del siglo XX, condenan con firmeza al régimen que despreció la vida humana en aras del logro de objetivos económicos y políticos", asevera.

La cámara baja del Parlamento ruso salió asía al paso de los llamamientos de Ucrania a reconocer la hambruna estalinista como genocidio.

El presidente de Ucrania, Víctor Yúschenko, mantiene que el "Holodomor (hambruna en ucraniano) es una de las mayores catástrofes humanas de la historia de la humanidad" y estima que murieron en 1922-33 por inanición más ucranianos que durante la ocupación nazi.

Por ello, invitó ayer al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, a depositar un ramo de flores ante el monumento en memoria de las víctimas en Kiev.

La hambruna fue calificada de "genocidio" por el Parlamento ucraniano el 28 de noviembre de 2006, aunque la oposición pro-rusa votó en contra.

Los historiadores ucranianos mantienen que colectivización no estaba dirigida "sólo" contra los terratenientes desafectos con el régimen de Moscú, sino contra todo el pueblo ucraniano por su ansia independentista.

Esa no es la opinión de los historiadores rusos, que consideran que la hambruna no fue una limpieza étnica dirigida a la eliminación de un pueblo (ucraniano) o nación, como define el genocidio la ONU, sino de la clase de los propietarios de la tierra.

En caso de que Moscú asumiera la responsabilidad que le corresponde a la URSS y reconociera la hambruna como "genocidio contra el pueblo ucraniano" , podría tener que indemnizar económica y moralmente a Kíev y sentaría un peligroso precedente.

Países como Estados Unidos y Canadá, y también Italia, Georgia, Australia, Argentina, Polonia, Hungría, Lituania y Estonia ya han reconocido la hambruna o Holodomor como genocidio.

En 1930, Stalin lanzó su ambicioso plan de colectivización de la tierra, proceso que debía completarse en dos años y que se aplicó con especial virulencia en Ucrania, entonces "el granero de Europa" y uno de los mayores productores de trigo del mundo.

Muchos campesinos ucranianos se resistieron, lo que generó la ira de Stalin, quien ordenó requisar los productos agrícolas y comestibles durante un año para doblegar la oposición de la población a la colectivización.

Según diversos historiadores, en la primavera de 1933 llegaron a morir hasta 25.000 personas diarias, al tiempo que se han documentado muchos casos de canibalismo,como se recoge en los informes del KGB y las cartas de las víctimas desclasificadas recientemente.

Temas relacionados