EE. UU. planea establecer relaciones diplomáticas en Irán por primera vez en 30 años

Washington planea establecer una presencia diplomática en Teherán por primera vez en treinta años debido al giro en la política del presidente estadounidense, George Bush, hacia Irán, reveló este jueves el diario británico "The Guardian".

Según la fuente, Washington hará un anuncio en el próximo mes para establecer una sección de intereses de EE. UU. en Irán, lo que implicará el envío de diplomáticos estadounidenses a la República Islámica.

Ambos países rompieron relaciones diplomáticas tras la revolución islámica de 1979 en Irán, que derribó al Sha Reza Pahlevi, que contaba con apoyo estadounidense.

Las relaciones entre EE. UU. y Teherán empeoraron a raíz de la crisis de los rehenes, ocurrida cuando, poco después del triunfo de la revolución, un grupo de estudiantes radicales entró en la sede de la embajada de Estados Unidos y retuvo a sus ocupantes hasta enero de 1981.

La noticia del cambio de giro con respecto a Teherán del mandatario estadounidense, que ha seguido durante su mandato una línea dura hacia Irán, se produce tras un momento crítico en las relaciones entre los dos países.

Después de la tensión de los últimos días entre Irán e Israel, EE. UU. anunció el miércoles que su subsecretario de Estado, William Burns, participará este fin de semana en Ginebra en las conversaciones de la Unión Europea (UE) con Irán sobre el programa nuclear de ese país.

Estados Unidos ha asegurado, no obstante, que su participación en la reunión es para "escuchar" la respuesta de Teherán al paquete de incentivos del Grupo de los 5+1 para que abandone su programa nuclear, y "no para negociar".

También la Casa Blanca insiste en que la participación de Burns en las conversaciones no representa un cambio en su postura sobre las ambiciones nucleares de Irán.

Los iraníes han planteado en retiradas ocasiones que lo que quieren es hablar directamente con EEUU en vez de con sus aliados, el Reino Unido, Francia o Alemania. Según "The Guardian", el regreso de diplomáticos de EEUU a Irán depende de un acuerdo con Teherán.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha dicho esta semana que no estaba en contra de la apertura de una misión estadounidense en su país y que consideraría favorablemente cualquier petición dirigida a estimular las relaciones entre los dos países.

De acuerdo con la fuente, el departamento de Estado ha estado presionando a la Casa Blanca en los últimos dos años para que restablezca relaciones diplomáticas con Teherán mediante la creación de una sección de intereses.

Teherán cuenta con una oficina similar en Washington, lo que hace más difícil, a juicio del rotativo, que el régimen de Teherán niegue a EEUU la apertura de otra en su territorio.

La sección de intereses, que sería similar a la que EEUU mantiene en La Habana, lleva a cabo todas las funciones de una embajada. En la actualidad, la embajada suiza vela por los intereses estadounidenses en la República Islámica.

El Gobierno británico restableció su embajada en Teherán después de las elecciones generales de 1997. Según "The Guardian", con el envío de Burns a las conversaciones de Ginebra y el restablecimiento de diplomáticos en Irán, el Gobierno de Bush pretende debilitar uno de los principales puntales en política exterior del candidato demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama, partidario de negociar directamente con Teherán.

Temas relacionados

 

últimas noticias