En EE.UU, esperan que el voto de los inmigrantes sea decisivo

La "Alianza Somos América" anunció una campaña "sin precedentes" para instar a votar a medio millón de inmigrantes hispanos y asiáticos ubicados en 13 estados.

Durante una rueda de prensa, representantes de algunas de las 14 organizaciones de la alianza destacaron que el objetivo es potenciar la participación de los inmigrantes en las urnas y no decantarse por ninguno de los dos aspirantes presidenciales. "Pretendemos alentar a más de diez millones de latinos a que salgan a votar en noviembre", explicó Arturo Vargas, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos (NALEO), un grupo que promueve la representación política de los hispanos.

"NALEO se compromete a asegurar que el 2008 verdaderamente se convierta en el año del voto latino y, junto con la Alianza Somos América, queremos que también sea el Año del Voto Inmigrante", subrayó. Por su parte, la directora ejecutiva de la Alianza, Holli Holliday, rechazó las críticas de algunos activistas republicanos de que grupos como éste "son buenos para inscribir a votantes pero no para hacerlos llegar a las urnas".
 
"Para refutar ese argumento, tenemos planes de trabajar en 13 estados y con las organizaciones para contactar a más de un millón de latinos e incentivarlos a que voten", agregó. Esos estados, en su mayoría, tienen alta población inmigrante. La lista incluye Arizona, California, Colorado, Florida, Illinois, Michigan, Nueva York, Nueva Hampshire, Nuevo México, Nevada, Pensilvania, Texas y Virginia.

El esfuerzo estará dirigido principalmente a los inmigrantes que recién han obtenido la ciudadanía y a los hijos nacidos de padres inmigrantes en Estados Unidos. Con su voto, los latinos "han definido quiénes son los candidatos" que se disputarán el próximo 4 de noviembre, observó Vargas.

Los latinos han crecido en número -ahora totalizan 45 millones, o 15 por ciento de la población en EE.UU.- y en poder político. En las presidenciales de 2004 votaron 7,5 millones de latinos y NALEO calcula que al menos 9,2 millones, de los 17 millones elegibles para votar, lo harán en 2008, "aunque queremos equivocarnos y que sean incluso más", dijo Vargas
Es una cifra nada desdeñable tomando en cuenta la estrechez de la contienda.

"Sabemos que si los hispanos no hubiesen votado en Florida, (el ex candidato republicano) Mitt Romney hubiese ganado en las primarias, pero porque votaron, John McCain ganó en Florida y eso lo catapultó como el candidato del Partido Republicano", observó Vargas.

El voto hispano también fue clave para la campaña de la senadora demócrata Hillary Clinton y, tras su retirada de la contienda, ahora el senador Barack Obama intenta cosechar esos votos. Recordando la consigna de "hoy marchamos y mañana votamos" que lanzaran millones de inmigrantes en 2006 para exigir una reforma migratoria, Vargas recalcó: "el mañana ya llegó".
 
Según una encuesta reciente de NALEO entre 800 votantes latinos, el 86 por ciento "sigue de cerca la contienda" y el 70 por ciento votó en las primarias. La reforma migratoria es una prioridad pero no la única de los inmigrantes: también se interesan por el rumbo de la economía, la guerra en Irak y el acceso a la cobertura médica.

En 2007, 1,4 millones de hispanos solicitaron la ciudadanía en EE.UU., en parte por el temor a la ola xenofóbica que perciben en el país, según analistas. De esos, 847.000 aún aguardan respuesta. Pero el tiempo apremia, porque cada estado impone plazos para que los ciudadanos puedan inscribirse y votar. En California, por ejemplo, el ciudadano tiene que estar empadronado 15 días antes de los comicios.

NALEO cuenta con una línea telefónica bilingüe (1-888-veyvota) y la página de internet "www.veyvota.org", para orientar al inmigrante. También contará con "un batallón de abogados" voluntarios para asegurar que no haya irregularidades y que todo inmigrante tenga acceso a las urnas.