EE.UU. se muestra dispuesto a retomar la cooperación antidroga con Venezuela

EE.UU. se mostró dispuesto a mejorar las relaciones con Venezuela, si bien sus esfuerzos iniciales se centrarán en retomar la cooperación antidrogas, suspendida desde 2005, y en cerciorarse de que las intenciones de Caracas son serias.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, expresó recientemente su deseo de normalizar las relaciones con EE.UU., un planteamiento que hizo al embajador estadounidense en Caracas, Patrick Duddy, a quien aseguró que le gustaría retomar la cooperación antidroga.

Chávez ordenó en agosto de 2005 a las instancias antinarcóticos de su país poner fin al trabajo conjunto con la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA), tras acusarla de convertirse en otro “cartel” de actividades ilegales y de efectuar espionaje político.

En una audiencia ante el Comité de Asuntos Hemisféricos de la Cámara de Representantes, el secretario de Estado Adjunto para Latinoamérica, Thomas Shannon, afirmó que Washington está dispuesto a dialogar con Venezuela sobre su oferta.

“Por primera vez en muchos años Venezuela ha expresado su disposición a explorar una mejoría en las relaciones con EE.UU.”, indicó el alto funcionario, que agregó que “Chávez recordó con cariño cuando podía reunirse con el embajador estadounidense para tratar asuntos bilaterales”.
 
“Desearíamos explorar esta apertura diplomática”, explicó el secretario de Estado adjunto.

Duddy envió hace poco una carta al ministro venezolano de Asuntos Exteriores, Nicolás Maduro, para reiterarle el deseo de Washington de “trabajar juntos y afrontar este desafío” de la lucha contra el narcotráfico.

Washington considera que Venezuela no cumple sus obligaciones internacionales en materia antidroga, y por eso ha vuelto a aparecer este año, por tercera vez consecutiva, en la lista de países que, según EE.UU., “fracasaron” en la lucha contra el narcotráfico.

Como otra muestra de sus buenas intenciones, Washington enviará el lunes al coordinador especial del Departamento de Estado para Venezuela, David Robinson, a Caracas para “profundizar en la oferta de diálogo de Chávez”.
 
El legislador demócrata estadounidense William Delahunt recibió con satisfacción la respuesta estadounidense, al subrayar: “podríamos tener una oportunidad aquí” para mejorar las relaciones bilaterales.

Washington espera que con la visita y el trabajo constante de Duddy exista “la oportunidad y capacidad de establecer realmente un diálogo importante acerca de la cooperación antidrogas”, explicó Shannon a periodistas al término de su intervención en el Congreso.

No obstante, Shannon subrayó que EE.UU. “no se hace ilusiones” sobre un mejoramiento de las relaciones, ya que “la retórica y el reflejo anti-estadounidense del Gobierno venezolano ha dañado la capacidad de Venezuela para comunicarse con eficacia con nosotros y con muchos de sus vecinos”.
 
Shannon dejó claro que no será fácil normalizar rápidamente el vínculo con Venezuela, ya que insistió en que habrá que ver “si esta oferta (de Chávez) es seria”, si reconoce la importancia de la cooperación antidrogas o si es solo para mejorar su imagen localmente.

El legislador republicano Connie Mack dijo, sin embargo, que la oferta de Chávez es una “farsa”, porque lo que quiere es “perpetuarse” como presidente y “eso no va a cambiar”.
 
Destacó que el comportamiento “agresivo y extraño” de Venezuela ha sido motivo de preocupación en el hemisferio, pero los países de la región han visto cómo la influencia de Caracas se ha reducido, a su juicio.

Shannon citó razones para ello como el resurgimiento de países que tradicionalmente han sido líderes en la región, las dificultades internas de países aliados de Caracas o la supuesta relación entre Venezuela y las Farc.
 
“Estos factores han contribuido a una creciente percepción de que Venezuela ha tocado fondo en su influencia internacional”, dijo.

Por su parte, según Washington, Chávez afronta un escenario interno más complicado y tiene que contemplar la posibilidad de que no vaya a ser candidato en las elecciones de 2012.