EE.UU. suspende traspaso de seguridad a tropas iraquíes en Anbar por mal tiempo

El mando militar estadounidense ha decidido posponer el traspaso de las competencias en materia de seguridad al ejército iraquí en la provincia Al Anbar, previsto para mañana, debido al mal tiempo.

La cúpula del Ejército de EE.UU. en Irak anunció que la suspensión se debe a los intensos vientos y tormentas de arena que se esperan para la jornada de mañana en esta región, al oeste de Bagdad.

Sin embargo, la nota no concreta una nueva fecha para celebrar la ceremonia que escenifique el traspaso de las responsabilidades.

Este anuncio se produce horas después de que al menos 17 personas murieran y otras 20 resultaron heridas en un brutal atentado suicida en esta provincia, de mayoría suní, en la que también murieron tres soldados estadounidenses.

La masacre se produjo cuando un terrorista suicida detonó el cinturón de explosivos que llevaba adosado al cuerpo en el ayuntamiento de Karma, en las cercanías de la ciudad de Faluya -50 kilómetros al oeste de Bagdad- durante una reunión de líderes tribales.

En la nota, el ejército norteamericano recuerda que las competencias de seguridad ya han sido cedidas a las fuerzas iraquíes en nueve provincias: Kerbala, Najaf, Al Muzana, Dhi Qar, Misan, Dahuk, Erbil, Suleimania y Basora
Al Anbar, la más amplia de las provincias iraquíes, fue uno de los principales bastiones de la red terrorista de Al Qaeda tras la invasión estadounidense, y acogió durante meses la base de operaciones del difunto líder de la organización en el país árabe, Abu Musab al Zarqaui, fallecido en junio de 2006.

Para luchar contra la presencia de Al Qaeda, los clanes suníes de la región decidieron crear el primer “Consejo de Salvación”, formado por milicianos respaldados por el Gobierno iraquí y las tropas estadounidenses.

Un modelo que, debido a su éxito, se ha importado a otras zonas del país, como Nínive, Diyala y Bagdad.

Temas relacionados