EE.UU. torturó a supuestos terroristas, según Médicos, por los Derechos Humanos

Estados Unidos sometió a abusos y torturas a supuestos terroristas en Irak, Afganistán y en el campo de prisioneros de Guantánamo (Cuba) , afirmó el grupo Médicos por los Derechos Humanos en un informe.

El informe indicó que en las evaluaciones clínicas de 11 ex detenidos los médicos encontraron pruebas de torturas, incluidas golpizas, descargas eléctricas, privación del sueño, humillación, violación sexual y decenas de otras vejaciones.

Un comité del Senado que investiga los métodos de interrogatorio aplicados por los militares de EE.UU. divulgó documentos según los cuales la Agencia Central de Inteligencia (CIA) indicó al Pentágono que eran aceptables los métodos que, según las leyes internacionales, constituyen tortura.

El grupo Médicos por los Derechos Humanos, que tiene su sede en Massachusetts, aseguró en su informe que los hombres que estuvieron bajo custodia de las fuerzas estadounidenses y luego quedaron en libertad nunca fueron acusados de crímenes.

“Encontramos pruebas físicas y psicológicas claras de tortura y abuso que causaron, a menudo, sufrimientos duraderos”, dijo Allan Keller, uno de los médicos que hicieron las evaluaciones.

El informe se publica con un prefacio escrito por el general de dos estrellas, retirado del Ejército, Antonio Tabuga, quien encabezó la investigación castrense de los abusos de detenidos en la prisión iraquí de Abu Ghraib.

“No queda ya duda alguna de que la administración actual cometió crímenes de guerra”, señala Tabuga en su artículo.

“La única cuestión pendiente es si quienes ordenaron las torturas rendirán cuentas”, agregó.

Desde que las fotografías de prisioneros sometidos a abusos en Abu Ghraib se difundieron, la administración del presidente George W. Bush ha negado que fuese su política la vejación de cautivos, y ha emitido diferentes directivas que, presuntamente, limitan el uso de técnicas de interrogatorio rudas.

Pero, a fines de 2002, cuando EE.UU. preparaba la invasión de Irak, el abogado de la CIA Jonathan Fredman dijo a un grupo de oficiales militares y de inteligencia en Guantánamo que “la tortura es, básicamente, un asunto de percepción”.
 
“Si el detenido muere, ustedes están haciéndolo mal”, añadió Fredman, según uno de los documentos divulgados ayer por el Comité de Fuerzas Armadas del Senado.

El informe del grupo de médicos puntualizó que, dado que sus miembros solo han examinado a 11 ex reclusos, “las conclusiones de esta evaluación no pueden generalizarse al tratamiento de todos los detenidos bajo custodia de EE.UU.”.
 
Sin embargo, añade que los incidentes documentados coinciden con las conclusiones de otras investigaciones y “hacen razonable concluir que estos detenidos no fueron los únicos abusados sino que representan un número mucho mayor de detenidos sometidos a tortura y maltratos bajo custodia estadounidense”.
 
Cuatro de los hombres evaluados fueron capturados en Afganistán entre fines de 2001 y comienzos de 2003, y luego enviados al campo de prisioneros en la base naval estadounidense de la Bahía de Guantánamo, donde permanecieron un promedio de tres años.

Los otros siete fueron detenidos en Irak tras la invasión estadounidense en 2003, y quedaron en libertad un año después, explica el informe.