El calor desata la polémica sobre el uso de la corbata entre políticos

Las altas temperaturas veraniegas que registra España en los últimos días han propiciado un nuevo frente político sobre la conveniencia o no del uso de la corbata en el Parlamento y sus implicaciones en el ahorro energético.

El debate fue abierto por la decisión del ministro de Industria, Miguel Sebastián, de acudir sin esa prenda al pleno extraordinario celebrado el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados, dedicado a debatir la difícil situación económica.

El presidente de la Cámara Baja, el también socialista José Bono, tras observar a su compañero de partido y miembro del Gobierno descorbatado, decidió enviarle discretamente, como obsequio, una de la Institución, a través de un ujier, para que se la pusiera.

Pero Sebastián rehusó hacerlo, porque -explicó- había prescindido de la prenda por coherencia con las medidas de ahorro energético implantadas este verano por su propio Ministerio, que decidió fijar en 24 grados la temperatura del aire acondicionado, medida acompañada del uso de ropa veraniega más informal.

El gesto del ministro de Industria fue respaldado y seguido por el titular de Trabajo, José Corbacho, quien se quitó la prenda ante los periodistas.

El ministro de Industria correspondió al regalo de Bono enviándole a su vez un termómetro para que regule mejor la temperatura en el hemiciclo del Congreso de los Diputados y la suba a 24 grados, lo que a su entender permitiría el ahorro de energía.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, consideró una “anécdota” la polémica generada en torno a la corbata.

De la Vega dijo, tras ser preguntada hoy por los periodistas sobre ello, que si el debate contribuye a concienciar a los ciudadanos para que ahorren energía, “bienvenida sea la anécdota”.
 
“Hay una serie de recomendaciones y unas medidas que Sebastián ha puesto en marcha y que el Gobierno secunda, por supuesto, porque sirven para mejorar el ahorro energético” , señaló la vicepresidenta que compareció ante la prensa acompañada del ministro de Sanidad, Bernat Soria, que sí lucía corbata.

La temperatura mínima en el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de España es de 24 grados desde julio, medida con la que este departamento se unió a la campaña de ahorro energético promovida por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía.

La corbata que Bono regaló al ministro está estampada con pequeños leones, como los que flanquean las puertas de la Cámara Baja española, y tiene un precio en la tienda del Congreso de 35 euros (casi 55 dólares).
 
El conservador Partido Popular (PP) terció hoy en la polémica para reprochar, a través del líder regional de Andalucía, Javier Arenas, que el gubernamental Partido Socialista se enzarce en el “debate de las corbatas” en lugar de centrarse en la difícil situación económica.

Según Arenas, es un “auténtico insulto a los ciudadanos” que el Partido Socialista “esté introduciendo el debate de las corbatas, cuando lo importante si pensamos en atuendos para vestir, es que el Gobierno se apriete el cinturón”.

 


 

Temas relacionados