El Gobierno argentino reitera voluntad de diálogo con el campo

El Gobierno argentino reiteró que tiene vocación de diálogo con los agricultores, con los que  retomará las conversaciones después de la huelga de tres semanas suspendida hace nueve días.

“Hemos tenido mucho tiempo sin diálogo y creo que en esencia el pedido de la entidades agropecuarias de este encuentro con la presidenta (Cristina Fernández) y la respuesta rápida de ella es un gesto claro de todos de tener vocación de sentarnos a dialogar y encontrar soluciones para un sector”, dijo el jefe de gabinete argentino, Alberto Fernández.

El ministro señaló que la reunión que  mantendrán las cuatro patronales agropecuarias con la jefa de Estado “es una muy buena oportunidad para que conozcan de boca de la presidenta las ideas sobre el sector y sobre las posibilidades de acordar un plan de acción”.
 
“Este es un sector que tiene un futuro importante, teniendo en cuenta que el mundo está demandando alimentos como nunca y Argentina es un buen productor de alimentos”, señaló Alberto Fernández en declaraciones a Radio América de Buenos Aires.

La Confederación Intercooperativa Agropecuaria  (Coninagro), la Federación Agraria Argentina  (FAA), las Confederaciones Rurales Argentinas  (CRA) y la Sociedad Rural Argentina  (SRA) solicitaron la cita con la mandataria luego de que el pasado día 2 resolviera suspender por un mes la huelga comercial que venían desarrollando desde hace tres semanas.

La medida de protesta se había iniciado luego de que el Gobierno resolviera imponer un nuevo esquema de impuestos a las exportaciones de granos, con fuertes alzas para los casos de la soja y el girasol.

“Finalmente, es una discusión de intereses, exactamente es esto, es una discusión de cuánto se queda el productor y cuánto debe dejar en el Estado, teniendo en cuenta, además, que la medida (...) claramente preservó los precios internos”, alegó el jefe de gabinete.

Por su parte, Cristina Fernández señaló en un acto que los impuestos a las exportaciones de granos representan apenas el 3,9 por ciento de los aportes que recibe el fisco.

“Es bueno que los argentinos sepamos exactamente lo que cada uno aporta a los recursos que tenemos que distribuir. (...) Quienes más siguen aportando son los que menos tienen, los trabajadores”, dijo Fernández en un acto de la sede del Ejecutivo, donde los dirigentes agropecuarios aguardaban reunirse con la presidenta.

Los 21 días de huelga comercial supusieron un fuerte desgaste de la relación entre el campo y el Gobierno de Fernández, que además enfrentó las primeras protestas en las calles contra su gestión, iniciada hace cuatro meses.

La decisión de los agricultores de no enviar su producción a los mercados y de impedir el transporte de mercaderías no solo afectó la llegada de alimentos básicos a las ciudades, sino que también golpeó la actividad industrial por falta de materias primas para la manufacturación.

La medida paralizó al mercado de hacienda en pie y los envíos de granos al exterior, de los cuales Argentina es uno de los principales productores y exportadores mundiales.

Temas relacionados