Emiratos detiene y deporta a decenas de homosexuales asiáticos y occidentales

Las autoridades emiratíes han detenido en sus playas y centros comerciales a 40 homosexuales, en su mayoría occidentales y asiáticos, y han ordenado su deportación de este país árabe del Golfo Pérsico, informó el diario “Al Emirat Al Youm” en su página web.

Las detenciones tuvieron lugar en el emirato de Dubai, la capital comercial del país, en el marco de una campaña policial contra las “acciones indecentes” , iniciada hace varias semanas bajo el lema “Protegemos nuestros valores”.
 
La policía de Dubai indicó que la mayoría de los detenidos son de nacionalidades “asiáticas y occidentales”, y que estaban de visita y no residían de forma permanente en el país, y que fueron arrestados en “lugares abiertos y en centros comerciales”.
 
Tras ser sometidos a interrogatorios bajo la acusación de “cometer acciones inmorales”, la Fiscalía General ordenó su deportación, según las mismas fuentes.

“Algunas (autoridades) han pedido que la campaña dure hasta después del Ramadán”, mes del ayuno musulmán que este año coincidirá con el mes de septiembre, dijo el comandante Yasem Jalil, de la Policía de Dubai.

Así mismo, subrayó que entre los detenidos hay ciudadanos emiratíes, y que una comisión gubernamental mantiene contactos con sus familias y prepara estudios especiales para “acabar con este fenómeno”.
 
El anuncio de la detención de esas personas se produce pocos días después de que se informara del arresto de varios extranjeros por “actos inmorales” en las playas de Dubai.

“La ley del Estado debe ser respetada por todos, sean residentes o visitantes. Todos deben respetar las costumbres de la sociedad emiratí que rechaza cualquier acción extraña o contraria a las enseñanzas del Islam”, dijo Jalil.

Emiratos Árabes, que cuenta con la economía más dinámica del Golfo Pérsico, desarrolla proyectos de construcción multimillonarios y acoge a ciudadanos de más de 200 nacionalidades, sobre todo asiáticas.

De los cerca de cinco millones de habitantes de este país, el 80 por ciento son ciudadanos extranjeros.