Empresarios mexicanos dicen que acuerdo con China salvó al país de “desastre”

Dirigentes de la industria mexicana de los juguetes, textiles, confección y calzado manifestaron que el acuerdo alcanzado por México y China para extender por cuatro años la imposición de cuotas compensatorias a las importaciones de la nación asiática salvó a su país de un “desastre”.

El vicepresidente de la Confederación de Cámaras Industriales de México (Concamin) , Salomón Presburger, indicó en una rueda de prensa con funcionarios de la Secretaría de Economía y representantes de varias industrias que hace año y medio, cuando este sector supuestamente se enteró de lo que podía suceder, enfrentaron “un escenario de desastre”.
 
El pasado 1 de junio, México y China firmaron un acuerdo para establecer un período de transición con miras a que los sectores industriales mexicanos se preparen para la eliminación de las cuotas compensatorias que el país latinoamericano impone a 953 fracciones arancelarias de productos chinos desde 1993, las cuales vencieron en diciembre pasado.

Según el acuerdo, México podrá ahora mantener hasta diciembre de 2011 las cuotas en 204 fracciones arancelarias consideradas “sensibles”.
 
Entre ellas se cuentan textiles, confección, calzado, juguetes, bicicletas, coches de bebé, herramientas, electrodomésticos, máquinas y aparatos eléctricos, químicos, encendedores, lápices, válvulas, balastos, cerraduras y velas.

En diciembre pasado terminó la reserva que México y China negociaron en 2001, que permitió a los mexicanos mantener por seis años más esos altos aranceles, algunos de hasta 1.000 por ciento, que violan las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) , lo que encendió la alarma entre los industriales locales.

“El problema que teníamos con China no es de eficiencia de los industriales, sino de entorno y asimetría de economías”, manifestó Presburger.

“Veíamos que se nos podía desmembrar la industria, estamos hablando de más de un millón de empleos formales directos y más del 11 por ciento del Producto Interno Bruto”, destacó el vicepresidente de la Concamin.
A su juicio, durante los próximos cuatro años es necesario que los empresarios mexicanos trabajen en el desarrollo de marcas, en darle mayor valor agregado a sus productos y mejorar la competitividad.

Sin embargo, señaló que el Gobierno debe colaborar para reducir los costos de mano de obra y de abasto de energéticos que no les permite competir como deberían.

Por su parte, José Antonio Abugaber, presidente de la Cámara de la Industria del Calzado del estado de Guanajuato, señaló que el acuerdo logrado con China, el cual debe ser aprobado primero por el Senado mexicano, “es una gran oportunidad” para fortalecer a todas las industrias locales.

“Sería un golpe muy fuerte hoy en día quedarnos sin cuotas compensatorias, y con una desaceleración de Estados Unidos”, apuntó.

El secretario (ministro) de Economía de México, Eduardo Sojo, destacó que se trata de “un acuerdo sin precedentes” para ambos países, y aseveró que los mexicanos deben concentrarse en adoptar agendas sectoriales de competitividad.

El año pasado, el comercio entre los dos países ascendió a 31.687 millones de dólares, de los cuales 1.896 millones correspondieron a las exportaciones mexicanas mientras los restantes 29.791 millones fueron de importaciones chinas.

Temas relacionados