Exigen medidas a hospital de N.York tras muerte de mujer en sala de espera

Un tribunal federal de Nueva York tiene previsto aprobar hoy una orden con medidas que deberá adoptar un hospital de Brooklyn, entre ellas el despido de seis personas, después de que una mujer muriera en una de las salas de espera sin que la ayudaran a tiempo.

La mujer, una jamaicana de 49 años llamada Esmin Green, murió hace dos semanas en la sala de espera de la unidad psiquiátrica del Hospital Kings County del condado de Brooklyn, después de haber estado allí casi 24 horas. Un video de las cámaras de seguridad muestra cómo la mujer se cae de la silla y se retuerce en el suelo hasta quedar tumbada boca abajo ante la pasividad del resto de los pacientes y hasta que cerca de una hora después alguien la socorre.

La grabación salió a la luz durante el juicio que se sigue por la demanda interpuesta hace más de un año por el Servicio Legal de Higiene Mental del Estado de Nueva York y la Unión de Defensa de las Libertades Civiles en Nueva York contra el centro, al que califica de "una cámara de mugre, decadencia, indiferencia y peligro".

En el video se observa que un guardia de seguridad ni siquiera se levanta de su silla cuando la mujer cae al suelo y tan solo la gira para mirar el cuerpo durante un rato. La mujer llevaba casi 24 horas esperando una cama en el hospital, donde llegó contra su voluntad con problemas de agitación y psicosis, pero cuando por fin alguien acudió a ayudarla, Green ya estaba muerta.

Al conocerse el incidente, que tuvo lugar el pasado 19 de junio, la Corporación de Salud y Hospitales de la Ciudad de Nueva York, encargada de la gestión de ese hospital, se comprometió a implementar una serie de reformas en el pabellón psiquiátrico, incluidas en la orden que está previsto que se apruebe este miércoles.

Entre ellas, la corporación anunció el despido del director de psiquiatría y al de seguridad del centro, así como de un vigilante, un médico y dos enfermeras que estaban de guardia la noche en que ocurrió el incidente.

Además, se comprometió a revisar cada quince minutos a los pacientes que se encuentren en la sala de espera y a tratar de reducir en los próximos cuatro meses el tiempo que se debe aguardar para ser atendido.

El presidente de la corporación, Alan Avilés, prometió a través de un comunicado que se seguiría una investigación sobre el caso que le tiene "impactado y consternado". "Transmitimos nuestro pesar a la familia de la paciente y nos aseguraremos de que se lleva a cabo una investigación para contestar las cuestiones pendientes", añadió Avilés.

El alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, ya ha mostrado su malestar por el incidente y ha calificado de "inaceptable" la actitud del personal del hospital.

Además, se ha acordado sufragar el traslado del cadáver a Jamaica. Según la demanda presentada, los pacientes se enfrentan a las "lamentables" condiciones de "abarrotamiento" en que se encuentra el hospital, "a menudo acompañadas de abusos psíquicos e inyecciones innecesarias y punitivas de medicamentos que alteran la mente".

"Desde el momento en que una persona entra por la puerta se le despoja de su libertad y dignidad y literalmente se la fuerza a luchar por los mínimos vitales", añade la denuncia.

Temas relacionados
últimas noticias