Falta de quórum en el Congreso paraliza la renuncia de Duarte

El Congreso bicameral paraguayo aplazó, por falta de quórum, la sesión para analizar la renuncia del presidente Nicanor Duarte, presentada el lunes ante el Legislativo, casi dos meses antes de finalizar su mandato de cinco años.

El presidente en ejercicio del Congreso, el diputado Óscar Salomón, levantó la sesión luego de comprobar que en el hemiciclo no estaba presente la mitad más uno de los 45 senadores y 80 diputados necesarios para deliberar.

En la sesión estaban presentes 44 diputados, tres más del mínimo necesario, y sólo 20 senadores, tres menos de los requeridos para que el pleno del Congreso pudiese decidir si aceptaba o no la renuncia del presidente
Duarte pretende dejar la jefatura del Estado anticipadamente para poder jurar como senador el 1 de julio próximo, cuando se instalará el nuevo legislativo.

El próximo martes deben asumir los nuevos integrantes del Congreso, que tomará juramento al presidente electo, el ex obispo Fernando Lugo, en un acto programado para el 15 de agosto y al que se espera la asistencia de gobernantes de la región y decenas de autoridades extranjeras.

La sesión del pleno fue boicoteada hoy por la gran mayoría de los legisladores del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) , segunda fuerza política del país y principal aliado de Lugo, que pretende impedir que Duarte jure como senador.

La Carta Magna garantiza a los ex presidentes paraguayos el cargo de senadores vitalicios, con voz pero sin voto, y otros partidos que también integran la Alianza Patriótica para el Cambio, que llevó a Lugo al poder, consideran que Duarte debió aceptar esa figura en lugar de presentarse al Senado en las elecciones del 20 de abril.

Los opositores, que además trataron infructuosamente de impedir la candidatura de Duarte en la Justicia Electoral y el Tribunal Supremo, argumentan, asimismo, que el gobernante pretende escudarse en los fueros para impedir eventuales denuncias de corrupción en su contra.

La renuncia del presidente no pudo ser tratada hoy por la ausencia, además, de tres senadores del gubernamental Partido Colorado: Ada Solalinde, Nelson Argaña y Julio Osvaldo Domínguez.

Los dos últimos responsabilizan a Duarte de la derrota de ese partido en las pasadas elecciones tras 61 años en el poder.

Esta misma mañana quince senadores pidieron una nueva convocatoria de una sesión plenaria para analizar la renuncia de Duarte, que el titular el Congreso, el senador Miguel Saguier, del PLRA, quien estuvo ausente, deberá fijar para el próximo jueves.

La situación de Duarte ha derivado en una confusión jurídica, ya que de no aprobarse su renuncia puede perder su escaño al no jurar el 1 de julio con el resto de los miembros del Congreso, aunque algunos especialistas consideran que lo puede hacer tras el traspaso del poder al Lugo, el 15 de agosto.

 

Temas relacionados