Fidel Castro califica de "hipocresia" decisión de la Unión Europea

Contrario a lo que se creía, el líder de Cuba desestimó el anuncio de la Unión Europea de levantar el embargo contra la isla.

La decisión de la Unión Europea (UE) de eliminar las sanciones a Cuba, por un aparente nuevo clima político con el presidente Raúl Castro, fue pagada el viernes en la isla con la detención de siete opositores y una arremetida contra Europa por parte del ex presidente Fidel Castro.

"Deseo consignar mi desprecio por la enorme hipocresía que encierra tal decisión", proclamó Castro en un artículo difundido por el gobierno cubano. El líder revolucionario afirmó que la hipocresía de la UE es "más evidente cuando coincide con la brutal medida europea de expulsar a los inmigrantes no autorizados procedentes de los países latinoamericanos, en algunos de los cuales la población en su mayoría es de origen europeo".
 
Su andanada antieuropea siguió a la detención de siete disidentes en Matanzas -100 kilómetros al este de La Habana- cuando no habían pasado 24 horas desde que Europa, por iniciativa española, levantó las sanciones. A diplomáticos consultados por Efe no les sorprendió demasiado la arremetida de Fidel Castro -que cedió el poder a su hermano menor Raúl en febrero pasado- pero si las detenciones, ya que el fin de las medidas va ligado a los derechos humanos.

Las sanciones fueron aprobadas en 2003, tras la condena de 75 disidentes cubanos a penas de hasta 28 años de cárcel, de los cuales 55 siguen presos, recordaron a Efe en La Habana opositores que repudiaron la decisión europea y criticaron el activismo de España en esa dirección.

Esas medidas se limitaban a reducir las visitas europeas de alto nivel a la isla y a invitar a los opositores internos a los cócteles de las embajadas comunitarias en La Habana y, además, estaban suspendidas desde 2005. "La desprestigiada forma de suspender las sanciones a Cuba que acaba de adoptar la Unión Europea el 19 de junio ha sido abordada por 16 despachos internacionales", dijo Castro en el artículo colocado en una página electrónica oficial.

Aseguró que a Cuba "le exigen la impunidad de los que pretenden entregar, atados de pies y manos, la patria y el pueblo al imperialismo". La decisión de la UE -añadió- "no implica en lo absoluto consecuencia económica alguna para nuestro país", sino que, "por el contrario, las leyes extraterritoriales de Estados Unidos y, por lo tanto, su bloqueo económico y financiero, continúan plenamente vigentes".
 
Castro, convaleciente de una dolencia intestinal que no le permite mostrarse en público desde julio de 2006, apareció en la televisión cubana el martes pasado, tras cinco meses sin fotos ni vídeos suyos. Observadores independientes en La Habana comentaron a Efe que las sanciones pueden haber sido un despropósito, porque no consiguieron ningún objetivo, y su levantamiento ahora otro mayor, a juzgar por la respuesta cubana.

Horas antes de conocerse el artículo de Castro, siete opositores que intentaron una protesta pacífica fueron detenidos, según informaron a Efe en La Habana fuentes de la disidencia que posteriormente aclararon que al menos uno de ellos ya fue liberado. Los opositores, incluido Jorge Luis García Pérez, apodado "Antúnez", fueron apresados cuando se manifestaban ante una oficina del ministerio del Interior en Matanzas, dijo la disidente Marta Beatriz Roque.

"Ellos estaban haciendo un protesta por la golpiza que le dieron al hermano de Iris (Pérez, esposa de " Antúnez") en la prisión de Agüica" (Matanzas), agregó Roque, líder de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil. La opositora recordó que "Antúnez", de 42 años, fue detenido varias veces durante los últimos meses, la anterior el 24 de mayo pasado en su pueblo (Placetas, centro de Cuba), cuando intentaba celebrar un homenaje pacífico al preso político Pedro Luis Boitel, muerto en la cárcel.

"Antúnez" fue excarcelado en 2007 tras cumplir una condena de más de 17 años por "propaganda enemiga oral", intento de sabotaje y delitos políticos. Algunos disidentes culparon al presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, de promover un levantamiento de sanciones en el que -dijeron- "España ha puesto en riesgo su prestigio" y puede sufrir un alto coste político si no es correspondido por La Habana.

"Mientras (el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel) Moratinos festeja su nuevo triunfo diplomático, deseamos al gobierno de España éxitos también en lograr la inmediata e incondicional liberación de nuestros prisioneros y el progreso de los derechos en Cuba", afirmó la opositora Miriam Leiva.

"Cuentas claras y resultados realmente tangibles, que somos seres humanos", agregó esta fundadora de las Damas de Blanco, integrada por familiares de los 75.

Temas relacionados