Gobierno dice que no le responderá a Ortega por lío de San Andrés

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, contempló un conflicto
bélico con Colombia, justo antes de que la Corte de la Haya defina si
tiene competencia para definir la soberanía de la isla.

El ambiente entre los dos países es tenso por cuenta de un pronunciamiento que hará este jueves la Corte de la Haya, que definirá si tiene competencia para definir la soberanía de la isla.

El canciller, Fernando Araújo Perdomo, sostuvo que Colombia aguardará el pronunciamiento de la Corte Internacional de la Haya, que definirá si tiene competencia para resolver el litigio entre los dos países respecto a la soberanía de la Isla de San Andrés.

Según dijo el jefe de la cartera de Relaciones Exteriores, el Gobierno será respetuoso de la decisión y, en dado caso que la sobernía se ponga en duda, recurrirán a varias vías legales, situación frente a la cual ya estaría listo un equipo de letrados y expertos en el tema.

“No contemplamos escenarios de conflictos internacionales”, aseguró el canciller colombiano, Fernando Araújo, en alusión a las declaraciones del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, en las que advirtió que el Ejército de su país “debe estar preparado” para una eventual acción bélica.

“Nosotros creemos que debemos esperar el fallo, estudiarlo, y después hacer los comentarios respectivos”, añadió el canciller, según el cual “la posición de Colombia no es de fuerza sino jurídica, porque Colombia tiene la soberanía de San Andrés desde hace 200 años”. Araújo subrayó que el país está tranquilo ante la demanda nicaragüense en la CIJ.

“Tenemos todos los títulos, el respaldo de un tratado que firmamos con el país centroamericano, en el año 1928, en donde Nicaragua reconoció la soberanía de Colombia, sobre el archipiélago”, recordó.

De igual forma, agregó, las Fuerzas Militares “están concentradas en el conflicto interno, en derrotar la amenaza terrorista, y no contemplamos escenarios de conflictos internacionales”.

Ortega pidió a su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, aceptar la competencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya (Holanda), para dirimir la disputa entre ambos países por su frontera en el mar Caribe.

“Quiero hacerle un llamado al Gobierno de Colombia, al presidente Uribe, para que acepte al juez y no le huya al juez, porque entonces lo que está es apostando a la ley del más fuerte", señaló Ortega en un discurso en el Centro Superior de Estudios Militares, en Managua.

Los jueces de la CIJ dictarán este 13 de diciembre un fallo referido a las objeciones preliminares interpuestas por Colombia sobre la competencia del máximo órgano judicial de las Naciones Unidas. La sentencia, que será leída por la presidenta de la CIJ, Rosalyn Higgins, no tratará sobre cuestiones de fondo del contencioso.

Ortega, quien reiteró que Nicaragua espera que la CIJ no acepte esas objeciones previas, agregó que la “ley del más fuerte, en estos tiempos, ya no tiene cabida", solo las soluciones pacíficas, como se ha hecho, según él, con Honduras y Costa Rica.

“Nosotros quisiéramos que este Ejército no se viera enfrentado a ninguna acción bélica, pero el Ejército debe estar preparado", señaló el líder sandinista, quien de inmediato cambió su discurso tras reconocer la “potencia” militar colombiana. “Nosotros no podemos comparar la fortaleza militar de Colombia con nuestra fortaleza", admitió.

Ortega dijo que Colombia, que ha actuado como “un imperio” en el mar Caribe, ha abusado de sus fuerzas y llevado en buques de guerra a sus gobernantes hasta la isla San Andrés, en litigio. “Si nosotros tuviésemos buques de guerra, aviones de combate o ese tipo de medios, estoy seguro que al presidente de Colombia ni se le ocurriría acercarse a San Andrés", afirmó Ortega, en abierta crítica a la presencia de Uribe en esa isla en julio pasado.

El mandatario nicaragüense, que calificó de “desplantes” esas actitudes de fuerzas de los gobernantes colombianos, consideró que con esas acciones “muestran su inseguridad de que no son dueños de esos territorios”. Ortega, quien reiteró que no quieren “guerra con Colombia", afirmó que Bogotá quiere desconocer la competencia de la CIJ, porque está aceptando que tiene el “caso perdido” y por eso prefiere actuar “fuera de la ley”.

Colombia ha solicitado a los jueces que declaren terminado el conflicto marítimo con Nicaragua, al argumentar que la CIJ no tiene competencias en este caso, lo cual es rechazado por Managua. En el litigio que Nicaragua elevó en 2001 ante la Corte contra Colombia, ambos países se juegan la soberanía sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, los cayos y demás áreas insulares y marítimas.

Colombia niega la existencia del problema, pues considera que la frontera entre los dos países quedó fijada en el tratado Esguerra-Bárcenas de 1928. Nicaragua insiste, en cambio, en la existencia del litigio, como lo demuestra, a su juicio, que después de 1930 han tenido lugar negociaciones bilaterales entre los dos países para intentar resolverlo.

Con este contencioso, Managua busca que la CIJ le reconozca la soberanía sobre unos 50.000 kilómetros cuadrados en el mar Caribe.

Temas relacionados