Imperial Tobacco cierra seis plantas en Europa y despide a 2.440 trabajadores

El grupo británico Imperial Tobacco anunció el cierre de seis fábrica y el despido de 2.440 trabajadores en un plan de reestructuración de la franco-española Altadis, que compró en enero último.

Serán cerradas dos fábricas en Francia y las cuatro restantes en España, Reino Unido, Alemania y Eslovaquia, del total de 58 que tiene el grupo, indicó un comunicado empresarial.

Imperial ha previsto en España el cierre de la planta de Alicante y el despido de 830 de los 6.700 empleados que tiene.

En el Reino Unido cerrará su fábrica de Bristol y reorganizará la de Nottingham, lo que supondrá un recorte en 260 trabajadores de la plantilla, compuesta ahora por 1.700 empleados.

En Francia, el cierre de la planta de Estrasburgo y la de picaduras de Metz, así como el traslado de la actividad del centro de proceso primario de Dunkerque a Le Havre, se traducirá, junto a la reestructuración de las secciones de ventas y corporativas, en la pérdida de 690 puestos de trabajo de los 4.700 existentes.

En Alemania, con una plantilla de 2.000 personas, habrá 250 despidos por el cierre de la fábrica de Berlín, cuya producción se dirigirá a Polonia y a Langenhagen.

Mientras, Hamburgo se convertirá en la sede central de las funciones del área de producción.

La clausura de la fábrica de cigarros y picaduras de Eslovaquia y la integración de las áreas de ventas y mercadotecnia en Bélgica, Italia y Ucrania provocarán otros 140 despidos.

En Polonia, Imperial Tobacco prevé aumentar en 200 la actual plantilla de 1.600 trabajadores, mientras que en Rusia, donde cuenta con 2.100 empleados, la pérdida de puestos de trabajo alcanzará la centena.

El consejero delegado del grupo, Gareth Davis, aseguró que todas esas medidas son “necesarias” en el proceso de integración de Imperial Tobacco y Altadis. “La empresa espera obtener una eficacia operativas anuales de unos 300 millones de euros al final del año fiscal, que termina el 30 de septiembre de 2010, y de 400 millones a 30 de septiembre de 2012”.

“Los ajustes afectan a las áreas de mercadotecnia y ventas, producción y a las funciones de apoyo central en varios mercados, incluidos recursos humanos, finanzas y asuntos corporativos”.

“Los sindicatos españoles han calificados de durísimo  las medidas y los despidos de” una sangría".

Temas relacionados