Importaciones UE desde países en desarrollo aumentaron el 58% de 2000 a 2006

El mercado europeo está cada vez más abierto a los productos de las economías en desarrollo, un cambio que se refleja en el incremento de las importaciones de los 27 a estos países, que entre 2000 y 2008 aumentaron el 58 por ciento.

La Comisión Europea asegura que la UE ofrece a los países en desarrollo -de Latinoamérica, Asia, el Mediterráneo, así como el grupo de los menos desarrollados  (LDC) y de África, Caribe y el Pacífico  (ACP) - un acceso a su mercado incomparable al de cualquier otra área económica.

El ejecutivo de la UE presentó al Parlamento Europeo su informe periódico sobre la apertura del mercado europeo a las economías en desarrollo, que demuestra, en palabras del responsable de Comercio, Peter Mandelson, el compromiso de la UE para poner el comercio al servicio del desarrollo “no sólo en la teoría, sino también en la práctica”.
 
Bruselas destaca el avance de las importaciones procedentes de estos países, que en 2006 -último año para el que hay datos disponibles- avanzaron el 16 por ciento, una tasa muy superior al aumento de los flujos financieros globales, del 8 por ciento.

Los países de Asia y el Mediterráneo son el principal origen de las compras europeas, con un volumen superior a los 100 mil millones de euros e incrementos en torno al 12 por ciento en 2006. A continuación se sitúan los países de Latinoamérica, que en ese ejercicio vendieron a la UE por 55 mil millones de euros  (el 17,3 por ciento más que en 2005).
 
Las importaciones de Mercosur  (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) son las más cuantiosas, con 36 mil millones  (el 13,2 por ciento más), seguidas de la Comunidad Andina  (Bolivia, Colombia, Perú y Ecuador), con 15 mil millones  (tras avanzar el 35 por ciento en 2006).
 
Los países de Centroamérica se mantienen sin cambios desde el inicio de la década, en torno a 4.000 millones anuales.

En cuanto a los dos países con los que la UE ha concluido acuerdos bilaterales de libre-comercio, el informe destaca el incremento de las importaciones desde Chile, que casi se han triplicado respecto a 2000 y han aumentado el 54 por ciento en 2006.
Las compras de productos mexicanos han crecido, por su parte, el 57 por ciento en relación al principio de la década y el 5 por ciento el último año. Las importaciones desde el grupo de países ACP también progresaron, aunque a menor ritmo, hasta 41.000 millones en 2006  (el 11 por ciento más que en 2005).
 
Del mismo modo, la UE siguió apostando por las economías más pobres  (LDC), cuyas ventas a los Veintisiete llegaron a 18 mil millones en 2006, tras crecer el 7 por ciento respecto al ejercicio previo.

El informe también analiza el peso de la UE en las exportaciones totales de los países en desarrollo, con especial atención a los capítulos de productos agrícolas y pesqueros, energía y textiles.

Las importaciones de productos energéticos de estos países alcanzaron los 129 mil millones de euros en 2006, el 67 por ciento más que en 2000. Los principales exportadores en este ámbito son los países del Consejo de Cooperación del Golfo  (Bahrain, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos), que venden a la UE el 71 por ciento de su producción, y los ACP, con el 42 por ciento de sus ventas a la UE.

Las exportaciones a Europa de productos agrícolas y pesqueros, así como de textiles reportaron a las economías en desarrollo casi 70 mil millones cada uno en 2006, con avances del 15 y 35 por ciento, respectivamente, en relación a 2000.

El mercado comunitario es especialmente importante para los países de Latinoamérica, en el caso del sector agrícola, pues se lleva el 40 por ciento de sus exportaciones, y para los más pobres  (LDC) en el sector textil, con una cuota del 35 por ciento.

Bruselas incide, por último, en que casi el 70 por ciento de las importaciones de países en desarrollo entra a la UE libre de aranceles, un porcentaje que sube al 98 por ciento en el caso de los países ACP y que es del 88,5 por ciento para los países LDC.

Temas relacionados