Inicia cumbre con tropas en Afganistán y se divide Ucrania y Georgia

La Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN ha comenzado hoy con el compromiso francés de enviar un batallón más amplio a Afganistán, lo que permitirá aliviar parcialmente la actual crisis de la misión aliada, aunque sin lograr un consenso sobre el acercamiento de Ucrania y Georgia.

Los líderes de los 26 países miembros de la Alianza se mostraron además unánimes en invitar a Croacia y Albania a la adhesión, pero Grecia fue inflexible en su negativa a la entrada de Macedonia mientras mantenga este nombre, el mismo que el de una de sus provincias.

En la cena informal con la que se inició la Cumbre, el presidente francés, Nicolás Sarkozy, anunció que su país enviará un batallón, lo que en el Ejército francés equivale a unos 800 soldados, a la zona este de Afganistán, que se añadirán a los actuales 1430.

Esto permitirá a su vez que Estados Unidos traslade efectivos al sur para apoyar a los canadienses, que habían amenazado con abandonar el país en caso de no obtener refuerzos para su peligrosa misión, pero que tras el compromiso francés permanecerán hasta 2011.

De esta manera se cierra en parte la crisis generada por las demandas de las naciones destinadas en las áreas más castigadas por los rebeldes talibanes y Al-Qaeda.

Por su parte, España no tiene previsto aportar más efectivos a los 778 que ya tiene destinados, y tampoco ha recibido esta demanda de EEUU, según aseguró hoy el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

La jornada comenzó con el enérgico llamamiento del presidente de EEUU, George W. Bush, a favor de la ampliación hacia el este y un aumento significativo de las tropas en Afganistán, ya que “la principal prioridad” de la Alianza debe ser la lucha contra Al Qaeda y otros grupos terroristas.

Bush era favorable a acercar a Ucrania y Georgia a la antesala de la OTAN, e incluirles en el llamado Plan de Acción a la Adhesión; sin embargo, con la oposición de países como España, Alemania y Francia, las dos ex repúblicas soviéticas deberán esperar a nuevas convocatorias.


El Plan de Acción para la Adhesión a la OTAN para ambos países “no es una cuestión de si se dará o no, sino de cuándo se dará”, aseguró el portavoz aliado James Appathurai.

Mañana, los líderes intentarán consensuar un mensaje positivo para las dos capitales, que acusan a Moscú de presionar a los aliados para que no acerquen sus bases a las fronteras rusas. En cuanto al problema con la nomenclatura de Macedonia, según informa en Atenas la prensa local, el primer ministro griego, Costas Caramanlis, insistió hoy en la cena de líderes de la OTAN que “sin solución no hay invitación” para la adhesión de esta ex república yugoslava.

Para que haya una invitación a la integración de un país se necesita el consenso en el seno de la Alianza, algo que no existe en el caso de Macedonia, agregó el primer ministro griego;  Caramanlis precisó que para que Atenas dé su consentimiento, debe encontrarse un nombre de común aceptación que contenga una definición geográfica y que sea utilizado por todos y ratificado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Mañana se adoptarán todas estas decisiones de manera formal durante el Consejo Atlántico, en el que se escenificará la invitación a Croacia y Albania con la entrada de sus jefes de Estado a la reunión. Además, en la segunda jornada de la Cumbre se celebrará una reunión sobre Afganistán en la que se pondrá de relieve un mayor compromiso y colaboración civil para salir de una situación de violencia creciente en el país asiático.

Para ello se ha convocado una conferencia en la que estarán presentes, entre otros, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon; el de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer; el presidente de Afganistán, Hamid Karzai, y el de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Los jefes de Estado o de Gobierno aprobarán un documento interno de estrategia general político-militar a medio plazo para favorecer la transición de la misión de ISAF hacia un papel cada vez más basado en el apoyo material y logístico a las fuerzas afganas.

Un segundo informe al que darán luz verde los líderes explicará al público los motivos de la continuación de la presencia de la OTAN en Afganistán, con énfasis en el progresivo incremento del protagonismo de las fuerzas locales o en la importancia de la labor de reconstrucción que dirige la ONU.

Temas relacionados