Irán espera progresos en discusión sobre programa nuclear

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Manouchehr Mottaki, dijo el viernes que las próximas conversaciones nucleares en Ginebra y la participación, por primera vez, de un diplomático de Estados Unidos, lucen positivas y que espera progresos.

El gobierno del presidente George W. Bush parece haber abandonado su política de aislar a Irán e intenta un acercamiento diplomático.

"El nuevo proceso de negociación (y) la participación de un diplomático de Estados Unidos luce positiva desde el comienzo, pero esperemos que eso se refleje en las conversaciones", dijo Mottaki en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo de Turquía Ali Babacan.

William Burns, subsecretario de Estado para asuntos políticos de Estados Unidos, asistirá a las conversaciones en Ginebra este sábado y se unirá con sus colegas de otras potencias mundiales para discutir con el principal negociador de Irán en asuntos nucleares. Es la primera vez que Estados Unidos envía un diplomático a esas conversaciones.

"Esperamos que haya buenos resultados si el proceso continúa de esta manera", dijo Mottaki.

El grupo de seis naciones: los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Gran Bretaña, China, Francia, Rusia y Estados Unidos, junto con Alemania, ha ofrecido a Irán incentivos para frenar las actividades que podría conducir al desarrollo de armas nucleares.

Funcionarios de Estados Unidos dicen que Burns escuchará y no negociará durante la reunión, e insistieron que se tratará de "un evento de una sola vez". Pero la mera presencia de Burns señala un cambio significativo de Bush hacia Irán.

El presidente norteamericano incluyó a Irán en "el eje del mal" en un discurso pronunciado en el 2002. Los otros miembros de ese eje eran Irak, país que Estados Unidos invadió en marzo de 2003, y Corea del Norte, con cuyo régimen negoció un plan de desarme nuclear a cambio de incentivos económicos.
Washington insiste en que no negociará con Irán como lo hizo con Corea del Norte hasta que Teherán cese el enriquecimiento de uranio. En el caso de Corea del Norte, Washington negoció después que Pyongyang hizo detonar un artefacto nuclear.

Irán se niega a desistir del enriquecimiento de uranio, que puede producir un ingrediente esencial para la fabricación de armas atómicas, e insiste en que su programa nuclear es pacífico. Otros países, especialmente Estados Unidos e Israel, insisten en que el programa de Irán encubre el desarrollo de armas atómicas.

La sede de las conversaciones en Ginebra refleja la importancia potencial de la reunión.

El Hotel de Ville, o ayuntamiento, ocupa la cima de la Ciudad Vieja ginebrina. Sus salones neoclásicos han sido escenario de importantes negociaciones internacionales desde 1872, cuando un tribunal arbitral ordenó a Gran Bretaña que pagara a Estados Unidos 15,5 millones de dólares por daños causados durante la guerra de secesión. Fue la primera sede de la Liga de las Naciones, antecesora de las Naciones Unidas.

Temas relacionados