'Irán nos está provocando': EE.UU.

El gobierno de George W. Bush manifestó su malestar con el gobierno iraní, que sigue haciendo ensayos con unos misiles con capacidad para atacar a Israel desde largas distancias.

La Casa Blanca instó al régimen iraní a detener unas actividades, que calificó de "provocativas". Según el portavoz de la Casa Blanca, Tony Fratto, "queremos que dejen de enriquecer uranio y nos gustaría que pongan fin a estas provocativas pruebas que aíslan todavía más al pueblo iraní".

Fratto indicó que las pruebas con misiles balísticos que realiza Teherán suponen una "violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas". El portavoz dijo conocer los informes que señalan que Teherán realizó pruebas con misiles este jueves por segundo día consecutivo, pero comentó que Estados Unidos no puede confirmar la veracidad de dichos informes.

"No dispongo de la verificación del gobierno estadounidense sobre las pruebas adicionales", explicó Fratto, quien añadió que Estados Unidos sí pudo confirmar que se habían realizado ensayos el día anterior. La televisión iraní Al Alam informó que los Guardianes de la Revolución iraní realizaron este jueves un nuevo ensayo de cohetes de medio y largo alcance que disponen de "tecnología avanzada".

Entre tanto, la secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice, consideró que los ensayos iraníes demuestran que la amenaza del régimen de Teherán "no es imaginaria" y reiteró que su país hace "todo lo posible para que Irán no tenga oportunidad de amenazar a nuestros socios y amigos".

La nueva prueba se produjo durante la noche del miércoles al jueves, e incluyó los cohetes 'Fateh' (Conquistador) y 'Zilzal' (Terremoto), de medio alcance, así como Shihab-3 (Rayo), de 2.000 kilómetros de alcance y capaz de llegar a numerosos objetivos en Oriente Medio, incluido Israel.

Al Alam aseguró que es la primera prueba de esos cohetes durante la noche y que se llevó a cabo "con total éxito", al igual que el primer ensayo de los mismos modelos de cohetes llevado a cabo durante los ejercicios de los Guardianes.

Los misiles fueron probados durante las maniobras que los Guardianes (Pasdarán) realizan desde el lunes pasado en el Golfo Pérsico y el estrecho de Ormuz, ubicado entre Irán y Omán, y de especial importancia estratégica para la navegación en esa vía marítima.

En los ejercicios, los más importantes este año y bautizados "El profeta más grande", los Guardianes llevaron a cabo también pruebas de cohetes mar-tierra, mar-aire y mar-mar, incluido uno "muy potente llamado Hut" (ballena), según la televisión estatal.

Los militares iraníes han afirmado que esas maniobras y la prueba de misiles y aviones de reconocimiento sin piloto "tienen como objetivo demostrar la capacidad y la preparación de las fuerzas iraníes".

Temas relacionados