Irlanda rechazó el Tratado de Lisboa

El ministro irlandés de Justicia e Interior, Dermot Ahern, aceptó en la Radiotelevisión Irlandesa (RTE) la victoria del "no" en el referéndum sobre el Tratado de Lisboa celebrado este jueves.

Afirmó que el Gobierno irlandés está "decepcionado" por la decisión tomada por la mayoría del electorado, pero recalcó que se "respetará" su deseo expresado democráticamente.

Las primeras estimaciones sobre el resultado del referéndum en Irlanda sobre el Tratado de Lisboa, cuyo recuento de votos comenzó este viernes, apuntan a un triunfo del "no".

Según informa la Radiotelevisión Irlandesa (RTE), las primeras proyecciones de los observadores o "contadores de votos" que presencian la apertura de las urnas apuntan a una victoria del "no" y, aunque estas previsiones no son oficiales, normalmente son buenos indicadores de la cifra final.

En casi todas las circunscripciones de la capital, como Dublín Sur-Oeste, Norte-Oeste, Central y Norte-Este, el "no" obtiene un 60 por ciento de los sufragios, frente al 40 por ciento del "sí".

En la circunscripción de Dublín Sur-Este los avances de los detractores del Tratado son incluso mayores, un 70 por ciento frente a un 30 por ciento.

La misma tendencia se aprecia en otras partes del país, como el distrito electoral de Limerick-Oeste, donde el "no" obtiene, de momento, un 59 por ciento de los sufragios y el "sí" un 41 por ciento.

Las cifras son similares en el resto de las 43 circunscripciones de Irlanda y sólo en unas pocas los dos bandos registran porcentajes igualados, según la RTE.

El "no" gana también en Tipperary-Sur (50,3-49,7) , Galway-Oeste (56-43) , Sligo-Leitrim (66-34) , Roscommon-Sur Leitrim (55-45) , Donegal Sur-Oeste (55-45) , Donegal Norte-Este (63-37) , Louth (57-43) y Meath Oeste y Este (60-40 en ambas).

En contraposición, las dos circunscripciones del condado de Kildare (al suroeste de Dublín) registraban victorias del "sí" por un estrecho margen.

El ex primer ministro irlandés Garreth Fiztgerald declaró a una emisora local que las proyecciones son "preocupantes".

El recuento de votos del referéndum del jueves sobre el Tratado de Lisboa comenzó este viernes a las nueve de la mañana, hora local, y los resultados finales serán anunciados por el Gobierno hacia la media tarde en el Castillo de Dublín

Al cierre de los colegios electorales, las primeras previsiones sobre la participación ciudadana en las urnas se situaban en torno al 40 ó 45 por ciento, lo que, en principio, parecía dar una ligera ventaja a los defensores de documento comunitario.

Ahern negó que la campaña del Ejecutivo haya carecido de "fuerza y compromiso", al tiempo que reconoció que la ciudadanía acudió a las urnas con demasiadas dudas sobre el contenido de las casi 500 páginas del complejo documento comunitario.

También criticó a la campaña del "no" por infundir miedo y confusión entre el electorado con cuestiones que "no están en el Tratado" , como el asunto de la neutralidad irlandesa o la pérdida de poder del Gobierno de Dublín en una Unión Europea (UE) ampliada a 27 miembros.

"Ahora estamos en territorio desconocido", añadió Ahern en referencia a las consecuencias que tendrá el rechazo irlandés para este país y para la UE.

La europarlamentaria del Sinn Fein, Mary Lou McDonald, recalcó que la victoria del "no" indica que "el Gobierno no es serio respecto a la neutralidad del Estado" y opinó que la ciudadanía ha dado la espalda al texto "porque siente que el país podía perder influencia y poder".

El Sinn Fein, único partido con representación parlamentaria opuesto al Tratado, y el resto de detractores -asociaciones pacifistas, izquierdistas y conservadores- piden ahora al Ejecutivo que regrese a Bruselas para que vuelva a negociar un Tratado más favorable para los intereses irlandeses.

A media mañana, el ministro irlandés para Asuntos de la Comunidad, Rurales y del Gaélico, Éamon Ó Cuív, ya había aceptado la derrota del Tratado en su propia circunscripción de Galway-Oeste.

También el jefe del principal partido de la oposición, Enda Kenny (Fine Gael), predijo que los partidarios del documento no ganarán en su propia circunscripción del condado Mayo, a pesar de que su formación hizo campaña a favor del "sí".

El Tratado de Lisboa fue firmado el 13 de diciembre de 2007 y es la sustitución de la fracasada constitución europea del tratado de 2004. Con este nuevo tratado, la UE tendría personalidad jurídica propia, que le permitiría firmar acuerdos internacionales de manera comunitaria.

Temas relacionados