Jurado de EE.UU. exonera a acusado de muerte de dos inmigrantes colombianos

<p>Un gran jurado del condado texano de Harris exoneró a un residente de un suburbio de Houston de la muerte de dos inmigrantes indocumentados originarios de Colombia contra los que disparó el pasado 14 de noviembre.</p>

Ese día, Joe Horn disparó y causó la muerte a Hernando Riascos, de 46 años, y a Diego Ortiz, de 30, cuando se enfrentó a ellos porque estaban robando la casa de su vecino en la ciudad de Pasadena, un suburbio ubicado al este de Houston. 

Horn había desobedecido al operador del 911 a quien había llamado para reportar el robo, ya que le dijo que se quedara en su casa hasta que una patrulla de la policía Local llegara al lugar.

"Esto está mal" dijo Horn al operador, según quedó registrado en la narración del mencionado servicio de emergencias.

Acto seguido y sin colgar su teléfono, Horn cargó una escopeta y salió a su patio frontal.

En ese momento Horn descubrió a Riascos y Ortiz huyendo de la casa de su vecino y después de gritar "si se mueven están muertos" les disparó mortalmente.

En su llamada al 911 Horn se refirió a una ley estatal aprobada en Texas y basada en la llamada 'Doctrina del Castillo', en virtud de la cual una persona puede disparar sin más a alguien si considera que está en su propiedad y se siente amenazado.

No obstante, el senador estatal de Texas Jeff Wentworth, autor de esa legislación, dijo que Horn no puede ampararse en esta ley porque solo se aplica si el incidente hubiera ocurrido en la propiedad del agresor, mientras que en este caso se trataba de la casa del vecino.

Por otra parte, según reporta hoy el diario Houston Chronicle, la Policía de Pasadena asegura que tenía un detective vestido de civil en el lugar del incidente y que su versión de los hechos es que, como argumentó ante el gran jurado el abogado de Horn, este pudo realmente creer que lo iban a atacar.

Sin embargo, el hecho de que disparara por la espalda sigue siendo lo que hace que los parientes de las víctimas consideren que Horn tomó la justicia por su cuenta.

"Aunque fueran las personas más malas del mundo no tenían porque haber muerto así, de esa manera", dijo en este sentido Jairo Riascos, primo de Hernando Riascos.

Sin embargo, tanto algunos medios de comunicación como residentes han opinado que Horn se comportó como "un justiciero".

En cuanto a la decisión del Gran Jurado, Riascos dijo que "están provocando a que cualquier persona haga lo mismo. Ya nadie puede pasar por un vecindario porque si les da la gana de matarlo le van a disparar y van a decir que estaban robando también".

Temas relacionados