Los cultivos de hoja de coca en Perú se incrementaron 4,5% en 2007

Los cultivos de hoja de coca en el Perú se incrementaron un 4,5 por ciento en el 2007, según el Informe de Monitoreo de Cultivo de Coca en el Perú de las Naciones Unidas presentado en Lima.

El estudio, presentado por la Oficina contra la Droga y el Delito de Naciones Unidas (ONUDD) y la peruana Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), recordó que en 2006 el aumento fue de un 7 por ciento, mientras que el alza de cultivos en Colombia fue 27 por ciento.

“Estamos resistiendo la ofensiva mundial del narcotráfico, comparado con los otros países analizados”, aseguró durante la presentación el presidente de Devida, Rómulo Pizarro.

Según el funcionario, los datos que muestran un aumento de consumo de cocaína en Europa “alienta al narcotráfico a buscar nuevas zonas de producción”.
 
Pizarro recordó que el año pasado 4,5 millones de europeos se iniciaron en el consumo de drogas derivadas de la hoja de coca, mientras que en 2006 este indicador se situaba en 3,5 millones.

El informe presentado estimó en 116.800 las toneladas métricas de hoja de coca que se cultiva en Perú, y aseguró que sólo nueve mil de estas toneladas se destinan al consumo tradicional, por lo que el 92 por ciento de la producción se utilizaría para la producción ilegal de clorhidrato de cocaína y pasta básica.

Además, el estudio confirmó que Perú se ha convertido en el segundo mayor procesador de este tipo de droga, a diferencia de los años 90, cuando la pasta básica de cocaína era enviada en avioneta a territorio colombiano, donde se transformaba en clorhidrato.

En 2007, el volumen de producción potencial de cocaína en Perú fue, según el informe, de aproximadamente 290 toneladas, un 29 por ciento del total mundial.

Flavio Mirella, representante de la ONUDD para Perú y Ecuador, destacó que el crecimiento en terrenos cultivados se ha dado, sobre todo, en nuevas zonas, mientras que en las tres principales regiones productoras, que suponen el 86 por ciento del total, el aumento no ha superado el 1 por ciento.

Mirella también llamó la atención sobre la importante mejora tecnológica que observa en el proceso de cultivo, “incluso importando tecnología, lo que permite mayor densidad de plantaciones”, explicó.

El avance peruano en la lucha contra el cultivo de la hoja de coca, que incluye el fomento de la conversión hacia cultivos como el café o el cacao, ha llamado, según Pizarro, la atención de países vecinos, que han pedido a Perú colaboración en la materia.

“Hemos tenido una binacional con Ecuador la semana pasada, en la que nos han pedido que vayan técnicos nuestros para colaborar en el diseño de su plan contra la droga”, afirmó el titular de Devida.

Igualmente, Pizarro añadió que el apoyo de la cooperación internacional es vital a la hora de desarrollar estos programas de erradicación y expresó su preocupación por la posibilidad de que Estados Unidos dirija su ayuda financiera a Colombia y México.

“Entonces, ¿cómo hacemos nosotros? Lo que tenemos que buscar es que Europa se sensibilice en el tema porque parte de la producción de nosotros es porque hay países consumidores que presionan al país productor”, manifestó Pizarro.

“La responsabilidad no puede solamente recaer en los países que producen”, finalizó.

 

 

 

Temas relacionados
últimas noticias

Melania Trump, ¿sabe lo que hace?

Estos curas se dedican al exorcismo en Francia